Las pequeñas joyas de la corona, los libros de bolsillo

La Regenta, Diario de un poeta recién casado o La mirada del otro se ubican entre las cubiertas blandas de los libros de bolsillo, entre la letra pequeña y ese papel rugoso que más pronto que tarde se vuelve amarillento. Así, personajes, lugares e historias acompañan y entretienen cómodamente a muchos lectores en sus horas de viaje, ocio y relax.

Todos sabemos que la literatura no son matemáticas, y por lo tanto, no podemos hablar de exactitudes. No existe una definición precisa y de valor universal del ?libro de bolsillo? pero sí caben señalar algunas de sus características.

Está claro que uno de los pilares básicos de la edición de bolsillo es ser más accesible, económicamente hablando, sin embargo, y no lo olvidemos, se trata de algo más que lectura a buen precio.

Por otro lado, en el pequeño libro de bolsillo cabe de todo, o casi de todo; se le resisten, lógicamente, las obras muy ilustradas. Podría hablarse, entonces, de libros más o menos baratos, pequeños y que versan sobre cualquier tema.

Un análisis realizado por la Federación de Gremios de Editores de España ?Comercio Interior del Libro en España, 1998? sostiene que los libros de bolsillo han modificado de manera importante en los últimos años la oferta y la demanda de libros.

La demanda de libros de bolsillo muestra un importante potencial: el 60% de los adquirientes de libros se inclinan preferentemente por el libro de bolsillo, en función de su menor precio, tal y como se deduce de distintos estudios de investigación sociológica.

Cuando se les pregunta sobre la preferencia por los libros de bolsillo, la respuesta resulta muy significativa: el 40% son partidarios de la opción de pagar un poco más por un volumen bien editado, teniendo en cuenta, eso sí, que la buena edición no es sólo la tapa dura, sino el papel, la composición del texto y las ilustraciones, entre otros elementos.

Como curiosidad, hay que destacar que hay libros, clásicos más bien, que adquieren una simbología de posición social, en caso de tratarse de buenas encuadernaciones. No hace falta pensar demasiado, se trata de obras tan conocidas como la Biblia, el Quijote o determinadas enciclopedias, cuya posesión da una gran seguridad a las personas caracterizadas por un fuerte grado de movilidad social ascendente.

El panorama editorial español, con distintas y constantes modificaciones, ha cambiado también la oferta del libro de bolsillo.

En los últimos años se han producido importantes movimientos en el sector editorial español orientados a la penetración en el mercado de bolsillo a través de acuerdos entre los grandes grupos editoriales. Los últimos datos apuntaban un crecimiento del mercado del sector de bolsillo del 12,9% mientras el general alcanzaba un 1?4%.

Son los ?pequeños? de las grandes editoriales, y no sólo por su tamaño, 18x11 centímetros aproximadamente. Los libros de bolsillo son una alternativa asequible y atractiva para hacerse con una biblioteca básica. Porque en tan manejable y económico formato se puede encontrar desde los clásicos al más reciente best-seller, un manual para hablar correctamente en público, o las recetas más sabrosas de la repostería monacal.

Después de todos estos datos, y sin ninguna pretensión de sentar cátedra, podríamos decir que son libros de bolsillo aquellos que nos hablan de cualquier tema, que se pueden guardar en la bolsa, tocar y palpar como si se tratara de un objeto, leer en cualquier lugar, acomodar fácilmente en la casa, comprar sin que implique un desembolso importante y que sin embargo, contienen diversión, enseñanzas, amores, .... que al menos por unos minutos, cambian nuestro modo de mirar al mundo.

Comentarios