El alcalde de Sabiñánigo no comparte la alegación de Inquinosa "de no causar daños al entorno"

El recurso de Inquinosa contra la sentencia que le condena al pago de seis millones y medio de euros por las afecciones medioambientales causadas por el vertido de residuos tóxicos desde su antigua planta en Sabiñánigo, ?argumenta que los daños no llegaron a producirse y que el impacto negativo de los vertidos originados en la fabricación del pesticida lindano en los vertederos municipales de Sardas y Bailín, es imputable al ayuntamiento de Sabiñánigo al recaer sobre él la gestión de ambos recintos ?. Estas afirmaciones no son compartidas por el alcalde serrablés, Carlos Iglesias, al recordarles que ? fue precisamente las actuaciones de las administraciones, autonómica y local las que evitaron que se pudieran derivar daños medioambientales y reclamándoles el pago de los gastos que se originaron de este proceso de prevención?.

El escrito interpuesto por el equipo de letrados de la empresa ante la Audiencia Provincial de Huesca para instar la revocación del fallo condenatorio dictado el pasado mes de abril por el Juzgado de Instrucción número tres de la capital oscense, ha sido impugnado por la representación legal del Gobierno aragonés.

El recurso de la empresa, de más de cien páginas, asegura que ? el delito ecológico se constituyen en un tipo penal de riesgo que no conlleva la consumación de afecciones, y sostiene que los daños que motivaron la demanda no llegaron a producirse?. Aseguran así mismo que el entorno natural de Sabiñánigo fue objeto durante años de la actividad contaminante de otras industrias?. Lamentándose del ?trato discriminatorio recibido por Inquinosa, que cerró sus instalaciones a finales de los años ochenta?.

Desde el Ejecutivo se argumenta, en relación a la prescripción reclamada por la empresa, que ? ?la demanda no pudo ser presentada hasta conocerse los resultados de un informe de una consultoría independiente que confirmaba las afecciones denunciadas?. El escrito descarta, además, la supuesta responsabilidad del Ayuntamiento de Sabiñánigo en el impacto de los residuos en los vertederos de titularidad municipal y asegura que la gestión de los vertidos correspondía a la empresa?.

La sentencia condenatoria imputaba a la empresa el pago de los costes de impermeabilización y sellado de los citados vertederos, así como del estudio de evaluación de los daños medioambientales causados, que cifra en una cantidad global de 4,6 millones de euros.

Comentarios