Marcos Rodríguez: "Los agricultores dominicanos quieren trabajar la tierra, pero no disponen de la maquinaria necesaria"

Ingeniero Agrónomo de la República Dominicana

Ésta es la situación que describe Marcos Rodríguez de los agricultores de su país, durante su visita a España donde, junto a Patricio Reyes, ambos ingenieros agrónomos de la República Dominicana, han estado realizando un curso práctico como monitores en la Escuela de Formación Agraria en la localidad de El Grado, a través de un convenio entre el gobierno dominicano y el gobierno español.

Marcos Rodríguez explica que la idea inicial de este proyecto prevee la formación de 35 profesionales dominicanos con una parte teórica, que han adquirido en su país de procedencia, y que se ha complementado con un curso práctico en España. El objetivo de esta iniciativa es cooperar en la instalación de EFAs en la República Dominicana, tras el éxito de estas escuelas, que funcionan en España desde hace treinta años.

El resultado de esta experiencia en El Grado, según comenta Patricio Reyes, ?es bastante halagadora, en tanto y cuanto hemos podido ver el funcionamiento de una EFA y la programación que tiene, que nos permite así trasladar este modelo a la República Dominicana, donde se pretenden construir hasta ocho Escuelas de Formación Agraria?.

Las diferencias que han encontrado en cuanto a la formación que se proporciona en un país y en otro, explica Rodríguez, es diferente, aunque no lo son tanto las directrices generales que se dan desde las EFAs. Éste precisamente es uno de los objetivos que se han marcado los dominicanos: ?adquirir la experiencia aquí como monitores, para luego tratar de adaptar ese tipo de conocimientos a las escuelas de formación dominicanas?.

La calidad, el tipo y la cantidad de cultivo que pueda producir una región, una comunidad o un país dependen principalmente del clima, del tipo de suelo, de la cantidad de precipitación y del nivel tecnológico. En este caso, Rodríguez destaca que el nivel de producción en la República Dominicana es, en muchos casos, ?más que suficiente para el consumo dominicano y para la exportación, sobre todo en productos como el azúcar de caña, el cacao, el café, el arroz o las habichuelas, que cambiamos en Venezuela por petróleo?.

En cuanto al nivel tecnológico, determinante para el desarrollo del sector agrícola de una nación, Rodríguez considera que se trabaja con tecnología punta, ?aunque sólo está al alcance de unos pocos, a diferencia de España, lo que impide el desarrollo de la comunidad, ya que los agricultores quieren trabajar la tierra, pero no disponen de la maquinaria necesaria?.

Comentarios