La ausencia del PP, el PAR y una independiente impiden en Sallent el aprobar temas de interés para la villa

El último pleno de este mandato del Ayuntamiento de Sallent contó sólo con la comparecencia de los tres concejales del PSOE, al no presentarse a la sesión los tres representantes del PP, dos del PAR y la Independiente Marta Carrés, por lo que no pudieron aprobarse, al requerirse la mayoría absoluta, el Plan Parcial de la zona de 28 hectáreas de Estacho-Lanuza y la tercera fase del nuevo Polideportivo de la localidad, que ya cuenta con una dotación de más de 900.000 euros, unos 150 millones de pesetas. Estos temas deberán ser abordados en el primer pleno que celebre la nueva corporación que salga de la cita electoral del 25 de mayo.

Por mayoría simple, con los votos socialistas, se sacó adelante la adjudicación a la empresa oscense, DOMEC, S.L. para las obras de infraestructura básicas para el abastecimiento de agua y saneamiento del núcleo urbano de Lanuza, que cuenta con un presupuesto de más de cuatrocientos mil euros, unos setenta millones de pesetas.

Un tema que para el equipo de gobierno este es un paso importante que pone en marcha el convenio firmado en su día con el Ministerio de Medioambiente para la realización de mejoras en los municipios, donde desde décadas se ha reivindicado compensaciones por contar con embalse y centrales hidroeléctricas.

El periodo de ejecución es de unos seis meses, por lo que a finales de año podrán estar concluida la obra, quedando para otro momento el proyecto de mejoras y acondicionamiento de la parte inferior del núcleo, que se tendrá que negociar con la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Otro de los asuntos que pudieron aprobar los representantes socialistas fue las obras de enterramiento de las tuberías de ENDESA, a su paso por el caso urbano a la empresa Vialex-Roldan.

Comentarios