La Cámara de Comercio critica la decisión de Francia sobre la Ecotasa a camiones

La propuesta de Francia y Alemania de implantar una tasa que grave a los camiones que circulen por sus autopistas pone trabas a la libre circulación de mercancías y al correcto funcionamiento del mercado único. Para las Cámaras de Comercio, esta medida puede contribuir a un incremento de la inflación española, al encarecer las compras que realiza España en el ámbito de los países de la Unión Europea. En el caso de las exportaciones, la tasa incidiría sobre el precio final, por lo que los productos españoles perderían competitividad en el mercado europeo.

En el contexto de la Unión Europea, en el que existe una clara voluntad política de coordinar tanto las medidas macroeconómicas como sectoriales, las Cámaras no entienden cómo un país puede adoptar de forma unilateral, una decisión que puede distorsionar el normal funcionamiento del mercado interior.

La medida que, según el Gobierno galo serviría para financiar los proyectos de infraestructura, supone también para las Cámaras de Comercio un agravio comparativo para el sector del transporte por carretera y supondría, principalmente, un incremento del transporte marítimo y ferroviario, que no compensaría la reducción del comercio por carretera.

Las exportaciones españolas a los países de la Unión Europea, exceptuando Portugal, país con el que no afectaría el pago del peaje francés, concentran el 61% del total de ventas. A este porcentaje habría que añadir los flujos comerciales con los países del Este que, en buena parte, utilizan la red viaria francesa para llegar a sus destinos. Las ventas españolas a estos países aumentaron, en 2002, un 15% respecto al año anterior y ascendieron a 4.500 millones de euros. Además, por carretera transita un 56% del valor total del comercio exterior español y un 40% en términos de peso.

Francia es el principal destinatario de los productos españoles, seguido de Alemania, Italia y Reino Unido. Según los datos que manejan de las Cámaras de Comercio, en 2002, las exportaciones al país vecino alcanzaron los 25.089 millones de euros. En cuanto a Alemania, las ventas ascendieron a 15.154 millones y Reino Unido, que se coloca en el tercer puesto del ranking, a 12.675 millones.

En el lado de las importaciones, el país galo se coloca también en primer lugar, seguido Alemania e Italia. En concreto, durante 2002, España compró productos franceses por un valor de 28.430 millones de euros y a Alemania por 28.345 millones. Las compras españolas a Italia ascendieron durante ese mismo periodo a 15.402 millones de euros.

Comentarios