Las obras en la Basílica de San Lorenzo no concluirán hasta finales de septiembre

Estaba previsto que la rehabilitación de la torre y la fachada de la Basílica de San Lorenzo estuviesen concluidas en este mes de mayo. Las adversas condiciones climatológicas del pasado mes y la dificultad de colocar algunos elementos han retrasado su finalización. El día 10 de agosto, los danzantes volverán a bailar ante la fachada principal cubierta por los andamios.

El arquitecto encargado de la restauración, Joaquín Naval, apunta finales de septiembre, la fecha final de las obras. En estos momentos se trabaja en la torre de la basílica. La cornisa -pieza perimetral de 25 metros en línea y dos metros de altura- está terminada, y tan sólo queda el escudo. Será entonces cuando se podrá retirar el andamio que cubre esta primera altura de la torre. Se espera que sea en el trascurso de la próxima semana.

A partir de ahora está previsto que se agilicen las obras: no va a ser tanto trabajo de cantería y coincidirá la llegada del buen tiempo. Se actuará en las hornacinas donde se intentará recuperar la policromía de los santos, finalizará la restauración de las zonas laterales de la torre y se colocará la veleta de casi 7 metros de altura. Una vez concluyan estos trabajos, se procederá a retirar los andamios. Entonces sólo quedará cubierta lo que será la fachada principal.

Las labores de cantería las llevan a cabo 8 personas, quienes trabajan a pie de obra y en la propia torre. El retraso de las obras ha venido motivado por las inclemencias del tiempo y también por la dificultad de construcción y colocación de algunos elementos arquitectónicos. Por segundo año consecutivo, los danzantes volverán a bailar el día 10 de agosto ante la Basílica tapada por andamios.

Comentarios