El Ayuntamiento duda de la seguridad vial de la zona una vez se abra al trafico el nuevo puente del Isuela

La apertura del nuevo puente del isuela, en el camino de Balsas de Chirín, va a suponer que se derivará un gran número de vehículos hacia el cruce de la calle de la zona deportiva y la carretera de Barbastro. El Ayuntamiento estudiará unos días el funcionamiento del mencionado cruce y los problemas que se puedan plantear para luego poner en marcha las acciones necesarias.

Un informe de la Policía Local plantea los problemas que existirán, una vez que los vehículos que ahora utilizan el cruce de Danzantes y Ramón y Cajal sean derivados por el camino de Balsas de Chirín, ciudad Deportiva a llegar a las inmediaciones de Riegos de Altoaragón. En ese informe se destaca que existe una curva peligrosa de 90 grados que rodea la ciudad deportiva en su parte trasera en dónde se aconseja la colocación de bandas de frenada y prohibir el aparcamiento en las cercanías.

Pero el gran problema lo va a encontrar el usuario, ha señalado el Concejal de Seguridad Ciudadana, Sebastián Sanvicente, cuando llegue a la Nacional 240, en dónde existe un stop en donde confluyen también los vehículos que acceden al Polígono Sepes. Además habrá que habilitar un nuevo carril para los vehículos procedentes de Barbastro que quieran acceder al nuevo puente del Isuela.

El Ayuntamiento quiere poner a prueba esta complicada zona y comprobar si la fluidez de tráfico es la deseada, ha señalado Sanvicente. Si no, ha señalado el Concejal, habrá que tomar alguna decisión, no descartándose la construcción de una nueva rotonda.

El problema es que esta es una de las 5 rotondas que el Ministerio de Fomento debería haber llevado a cabo ya, pero ni siquiera ha llegado el compromiso de financiación de las mismas.

Estamos ante un caso igual al del cruce del Hospital San Jorge, dónde el Ayuntamiento tuvo que terminar asumiendo el coste de construcción de una rotonda que correspondía habilitar a Fomento.

Comentarios