La expedición de la Guardia Civil al Everets sale hacia el Campamento C1

La expedición de los grupos de rescate de la Guardia Civil, continúa con su labor de aclimatación antes del ataque final a la cumbre del Everets, Los nueve componentes de la expedición que esta formada principalmente por miembros de Jaca, Granada y Valdezcaray, juntamente con sus sherpas, han alcanzado la zona de los 6.550 metros y en las últimas horas decidían salir al C1.

En comunicación con Radio Huesca Digital indicaba que ?Hoy por fin hemos salido hacia el C1, que se instala en el Collado Norte (7.000 m). Aunque las previsiones de tiempo eran muy buenas, éste se torció cuando llegamos al glaciar, nublándose y con nevadas esporádicas. Una vez llegamos a la base de la pared (6.600 m), sacamos el material de progresión, pues desde aquí hasta el collado está equipado con cuerdas fijas, por la verticalidad del terreno?

Desde el campamento base también se indicaba que ?en algún tramo incluso demasiado vertical, tenemos que recurrir a la escalada sobre hielo, pues aunque hay cuerdas, no es conveniente fiarse demasiado de éstas. Cuando alcanzamos los 6.900 m, la altura se hace notar implacablemente sobre nosotros y cada paso nos cuesta un mundo. Además la ventisca se endurece y es un ejercicio sin igual de disciplina aguantar bajo la vantisca la hora que supone salvar esos cien metros que nos separan del campamento. Por fin lo alcanzamos, y afortunadamente nuestros sherpas ya habían instalado dos de las tiendas, donde aprovechamos para refugiarnos y dejar todo el material que subimos, pues no hay condiciones para montar las otras tiendas.?

Con relación al ataque al campamento C2 se atacará posteriormente aunque las dificultades son importantes ?Hay un momento en que clarea la ventisca y vemos la interminable rampa que da lugar al C2 (7.800 m), y por encima, la arista característica que lleva hasta la cumbre con sus tres escalones, y ahora parece estar más cerca que nunca, aunque sabemos que son exactamente 1.848 metros los que nos separan de ella. Nos apresuramos a bajar y la ventisca se endurece, aunque la velocidad a la que rapelamos hace que entremos en calor. Una hora después llegamos a la base de la pared y solo nos resta atravesar el glaciar hasta el CBA, donde celebramos nuestra primera incursión a 7.000 m.?

Comentarios