¿Bocadillo de calamares o hamburguesa?

María Iglesias

Un paso más cerca de una gran ciudad, ahí se encuentra Huesca que además de crecer en edificaciones de viviendas, crece en infraestructuras. Y es que... ¿qué sería de una ciudad sin su obligado punto de comida rápida? Un lugar perfecto para llevar a comer a los niños el domingo, celebrar los cumpleaños con los chicos de la clase o incluso merendar o cenar.

Vayas donde vayas, el símbolo claro de que te encuentras en una ciudad o en un lugar ?importante? es un McDonalds, y es que la gran marca americana no elige los lugares al azar... no. Un importante estudio de mercado le ofrece las mejores posibilidades de ubicación.

Mucha gente decidirá que nunca cambiará un bocata de calamares por una hamburguesa, pero no nos engañemos, también mucha gente al principio decidió que la Coca-Cola no era muy buena y ahora la beben hasta los más pequeños. Y es que son los gajes de ser una gran ciudad. Aunque todo tiene dos miradas, una nueva rotonda, un mejor acceso a esta gran superficie y la posibilidad de aunque sólo sea por un día dejar atrás la dieta y la comida sana y hartarse de patatas fritas, hamburguesa y coca-cola.

Ni bueno, ni malo, simplemente una opción más igual que lo es ir al teatro o al cine o viajar de vacaciones a la montaña o a la playa. Una posibilidad de elección, aunque para ser sinceros, los niños, que muchas veces son los que mandan, se verán atraídos por los vivos colores, ese payaso sonriente y como no la sorpresa del juguete en su comida. Ya sabemos, Huesca está creciendo, y eso es evidente incluso para los americanos.

Comentarios