Barbastro albergará el primer centro específico para discapacitados profundos

Así lo han confirmado los responsables de Atades- Huesca en la firma del documento por el que el Ayuntamiento de Barbastro cede el uso gratuito de la residencia Joaquín Costa a la Asociación Tutelar Asistencial de Deficientes Psíquicos, Atades-Huesca. Un ambicioso proyecto, cuya remodelación cuenta con un presupuesto de más de 700.000 euros y que iría destinado como centro específico para discapacitados psíquicos profundos; el primero, hasta el momento, en toda la provincia de Huesca.

El ayuntamiento de Barbastro acordó en el pleno celebrado el pasado 27 de febrero, ceder el uso de la residencia Joaquín Costa a Atades-Huesca. Una iniciativa que ha visto la luz, tras superar algunas dificultades relacionadas con problemas burocráticos que retrasaban la cesión del edificio.

El alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, destaca la necesidad de la ampliación de este nuevo centro, que tendrá una capacidad de cincuenta plazas, con el objetivo de poder ofrecer a los usuarios de la misma un buen servicio.

Por su parte, el presidente de Atades-Huesca, Ramón Torrente, considera que se trata de un edificio que cuenta en Barbastro con un ?enclave idóneo?, y recuerda que, en su día, comenzó siendo un reto que se ha asumido, ante la dificultad que presenta adaptar el edificio a las necesidades de un centro de estas características.

Con el fin de adaptar el inmueble para el objeto indicado, Atades dispone de un proyecto de ejecución de obra para la adaptación de las actuales instalaciones de la residencia Joaquín Costa, cuyo presupuesto total asciende a más de 700.000 euros. El gerente de Atades-Huesca, José Luis Laguna, explica que se espera que las obras, una vez se hayan adjudicado, se inicien ?antes del verano?.

El proyecto incluye, además, la creación de un Centro de Día, así como diferentes servicios, en función de las necesidades que requieran los residentes, que estarán acompañados por un equipo de veinte profesionales, expertos en logopedia, terapia ocupacional, entre otros.

La residencia, que inicialmente fue inaugurada con el nombre de Rafael Fernández de Vega y Frago para pasar posteriormente a denominarse Joaquín Costa, fue construida en los años sesenta por el ayuntamiento para ceder el uso y gestión a la Diputación General Aragón en los años ochenta. Esta residencia prestaba servicio a estudiantes de la Comarca del Somontano, Sobrarbe y Ribagorza.

Comentarios