La Distribución Comercial: líneas estratégicas de las Cámaras de Comercio

2003040808 camara huesca.jpg

En España, las actividades de distribución comercial tienen una participación en el PIB nacional próxima al 13%. En el mercado laboral, el comercio interior supone el 15% de la población ocupada, el 58% de las empresas no tiene ningún trabajador asalariado y la presencia relativa de las grandes empresas es reducida.

La distribución comercial está experimentando modificaciones de gran relieve en sus características estructurales. La concentración reciente en el comercio otorga una mayor fuerza relativa a los distribuidores. Asimismo, la incorporación de las nuevas tecnologías, las relaciones producción-distribución, el desarrollo de grupos y centrales de compras, son algunos de los múltiples factores que marcan su intensa evolución. A su vez, en materia legislativa, el empresarios se encuentra ante un mosaico de reglamentaciones en cada Comunidad Autónoma. El desarrollo normativo relativo al comercio interior se ha convertido en un campo amplio y complejo.

Líneas estratégicas en relación con la distribución comercial

Las Cámaras vienen ejerciendo un papel activo en la evolución de la distribución comercial. El tejido empresarial se ha visto apoyado por las actividades de las Cámaras, aunque hay líneas susceptibles de ampliación y mejora y, sobre todo, nuevos enfoques de actuación. Los planes de acción se vertebrarán en torno a cuatro líneas estratégicas:

Línea Estratégica 1: Las Cámaras como observatorios de las actividades comerciales. La realización de estudios, informes de coyuntura, análisis sectoriales, etc., son fundamentales para el conocimiento del sector distributivo en España. Se estudiarán, entre otros aspectos, los procesos de fusión y concentración comercial, y las normativas que afectan al sector distributivo, para publicar una Guía de Legislación comparada que contendrá un inventario de las reglas de juego que debe conocer el empresario.

Línea Estratégica 2: Impulsar la modernización del Comercio. Las Cámaras intervendrán en los procesos de innovación empresarial que vertebran la modernización estructural de la distribución comercial. Las principales áreas de actuación serán las siguientes:

A)Formación: Realización de cursos homologados, con metodología común en los contenidos, impartición y material didáctico

B)Asistencia técnica: impulso de los Gabinetes de Asesoramiento Comercial para potenciar la prestación de servicios a las empresas en áreas como desarrollo de planes de viabilidad, localización de nuevos establecimientos, diseño de puntos de venta, gestión fiscal, laboral, financiera, desarrollo de grupos asociativos, implantación de centros comerciales abiertos, aplicación de nuevas tecnologías, información legislativa.

C)Potenciación de la formación interna de los departamentos técnicos de las Cámaras y foros de intercambio de experiencias.

D)Implantación y desarrollo de las tecnologías de la información.

E)Apoyo al asociacionismo comercial.

Línea Estratégica 3: Potenciar el comercio mediante la revitalización urbana. Las ciudades surgen del comercio. La intervención de las Cámaras se concretará en acciones sobre los planes de ordenación urbana, la remodelación de los centros históricos, la ubicación de nuevos comercios en las zonas de ampliación de las ciudades, la vinculación del comercio con el turismo y el ocio, el conocimiento de los barrios en términos de dotación comercial.

Línea Estratégica 4: Política comercial. Surgen diversos aspectos en el comercio que deben ser analizados por las Cámaras a la hora de establecer posturas y de desarrollar medidas. Entre otros aspectos susceptibles de debate, se pueden citar los siguientes:

-La creciente concentración en la distribución de productos de gran consumo, así como el eje de las relaciones Producción-Distribución (plazos de pago a proveedores, marcas industriales y de distribución...)

-La progresiva internacionalización empresarial y sus implicaciones en el sector de distribución.

-El impacto de la venta con pérdida

-En lo relativo a la regulación de los operadores sectoriales: barreras de entrada, actividades comerciales sometidas a restricciones administrativas y condiciones de permanencia en el mercado.

-En lo concerniente a los procesos comerciales: regulación de las distintas formas de venta, horario de apertura y cierre de establecimientos comerciales y regulación de servicios postventa. Como reflexión final, debe constatarse que el sector de Distribución desempeña un papel e influencia creciente en el desarrollo económico. Al tiempo que las Cámaras de Comercio definen líneas estratégicas de acción en apoyo del sector, ofrecen su colaboración e invitan a las empresas comerciales, a entidades e instituciones, y a las Administraciones Públicas, a sumarse a actuaciones coordinadas y conjuntas en beneficio del Comercio.

Comentarios