Manuel Pizarro: “Ibercaja ha dado importantes pasos para consolidar su liderazgo financiero y de acción social”

El Presidente del Consejo de Administración de Ibercaja, Manuel Pizarro, ha manifestado ante la Asamblea General que el ejercicio de 2.002 ?nos ha permitido dar nuevos pasos hacia delante en la consolidación de Ibercaja como entidad líder en el mercado nacional y destacada por su vocación y acción social?, a pesar de haber sido un año de constantes dificultades y retos planteados en un entorno de gran competencia e incertidumbre.

Manuel Pizarro ha recordado ante el máximo organismo de representación de la Entidad que los avances obtenidos, fruto de una coherencia de objetivos, trabajo sostenido de toda la estructura, dirección previsora y una estrategia bien definida, ?nos van a permitir, en suma, aspirar a que Ibercaja no sólo sea una Caja grande, sino que sea una gran Caja?.

El Presidente de la Entidad de Ahorro ha explicado como hito fundamental en este proceso de liderazgo financiero y de acción social el paso decisivo de expansión geográfica que inició la Caja en el año 1989.

La primera etapa tenía como objetivo la implantación de una red en el Valle del Ebro, centro y nordeste peninsular y el arco mediterráneo, es decir, en el cuadrante peninsular más dinámico del país; se abrieron 167 oficinas.

La segunda fase supuso la consolidación de la anterior, con la apertura de 163 nuevas oficinas desde 1996 hasta finales del 2002.

La tercera y última fase fue acordada en 1999 y puesta en marcha en el 2001 con la pretensión de dar el salto a toda la geografía nacional. El número de oficinas abiertas ha ascendido a 19 en estas nuevas zonas y cubre capitales de comunidades autónomas y otras localidades importantes.

El proyecto de expansión, fuera de la zona tradicional, según el Presidente de Ibercaja, ha estado basado en un planteamiento estratégico de aumento de los ingresos y en una mayor dilución de los gastos fijos, que sólo era posible superando los mercados tradicionales.

Manuel Pizarro ha señalado que la aventura de la expansión estaba bien cimentada, ya que el potencial de Madrid era muy elevado en los primeros años del proyecto y, por otro lado, el resto de las zonas (Cataluña, Levante, etc.) mostraban suficiente capacidad para el mercado de familias al que la Caja se dirige de manera principal.

?El tiempo ?ha afirmado- nos ha dado la razón, ya que nos encontramos ahora en un mercado diversificado que evita inversiones de mucho riesgo, unas oficinas que aportan beneficios de forma creciente y un conjunto de balance que afianza el perfil de bajo riesgo de la Caja?.

La red de Ibercaja en la zona de expansión está integrada por 345 oficinas y 19 están ubicadas en los territorios de la nueva expansión. Representan el 38% respecto al total de la red, integrada por 943 oficinas.

Como botón de muestra, ha añadido, ?ahí está la trayectoria de las 19 oficinas inaugurada a partir del año 2001. Cinco de ellas han alcanzado resultados de explotación positivos, y 10 más lo han logrado en el último trimestre de este ejercicio?

Como balance final, el Presidente de Ibercaja ha señalado que ?esta implantación geográfica nos ayuda a conseguir esa combinación de Caja grande y gran Caja, y deseamos que así sea percibida, sobre todo por ser la acreedora de la confianza de sus dos millones de clientes y de la sociedad entera?.

Manuel Pizarro ha abordado también otros temas relacionados con el entorno económico y geopolítico, la situación en Estados Unidos, Sudamérica y la Unión Europa. Sobre la economía española ha afirmado que el 2002 ha sido una etapa de desaceleración, pero con un diferencial positivo del PIB sobre la media europea, lo que supone ?un avance en el proceso de convergencia real?.

Manuel Pizarro ha incidido también en la proyección de la Obra Social y Cultural, destacando los logros del pasado año, como la campaña de difusión interna y externa, la mayor coordinación con los centros propios, el reforzamiento de los proyectos sociales en colaboración, la extensión de la acción social al Tercer Mundo, nuevas iniciativas en el campo del medio ambiente y una apuesta firme por los programas de nuevas tecnologías e l+D+l (Investigación/Desarrollo e Innovación) que se han materializado en 30 convenios con distintas universidades, fundaciones y asociaciones españolas.

Comentarios