Los oscenses exigen el final de las hostilidades en Irak

Centenares de oscenses volvían a salir a la calle. Lo han hecho para mostrar su rechazo a la guerra y pedir el final de las hostilidades en Irak. Desde la coordinadora ciudadana contra las guerras se señala que, aunque todo parece indicar que la guerra se está terminando, todavía hay temor a que se sucedan más muertes. De igual forma insisten en que ahora podremos ver las secuelas de tantos días de conflicto bélico, con demasiadas muertes inocentes. Los oscenses exigen que se reestablezca cuanto antes la normalidad en Oriente Próximo.

La Manifestación por las calles de Huesca servía de colofón a los actos que se han desarrollado a lo largo de la jornada de este jueves. Esta nueva movilización salía desde la Plaza de Navarra y, tras recorrer, los Porches, Coso Alto, Amistad, Capuchinas, General Lasheras, finalizaba en la Plaza de Cervantes, frente a la Subdelegación del Gobierno en Huesca.

Previamente tenía lugar una concentración de estudiantes en la Plaza de Navarra. Los alumnos de los diferentes centros educativos de Huesca volvían a salir a la calle para mostrar su repulsa a los acontecimientos que han tenido y tienen lugar en Irak. Lo hacían en la Plaza de Navarra. En este acto se leía un manifiesto y se guardaba un minuto de silencio en solidaridad con las víctimas.

A lo largo de toda la jornada UGT convocaba a los trabajadores para que secundasen una Huelga General de 2 horas en sus puestos de trabajo. Hacían un llamamiento a la ?dignidad de los trabajadores? para que fueran partícipes del rechazo a una guerra que sólo está generando odio, inseguridad y enfrentamientos entre gentes y territorios. Invitaban a las empresas que tengan tanto jornada de trabajo continuada, partida, o por turnos.

La Unión de agricultores y ganaderos de Aragón pedía a todos los afiliados y al sector agrario a que se sumase al paro. UAGA apoyaba esta Huelga General porque según señalan ?esta guerra es un acto de barbarie que se está cobrando la vida de cientos de inocentes, además de la de una decena de informadores?.

Por su parte, la Asociación de comerciantes siempre se posicionaba en contra de cualquier huelga que pueda afectar al tejido empresarial. Sin embargo, el comercio oscense recomendaba que durante los minutos que pasase la manifestación por las calles de Huesca se realice un apagón de los establecimientos durante el paso de la misma.

Otro de los colectivos que rechazaba este paro de 2 horas es CEOS-CEPYME Huesca. Insistían en que acciones como ésta, instrumentalizan la actividad de las empresas para defender unos planteamientos ajenos a la esfera de actuación empresarial.

A esta manifestación se sumaban muchos colectivos de la ciudad. En este sentido, el colectivo de pintores, fotógrafos, cineastas y, en definitiva, todas las personas perteneciente al mundo de las artes querían hacer su manifiesto y su propia pancarta. El cartel, elaborado por Isidro Ferrer, era un cepillo de dientes que en lugar de cerdas tenía clavos. Su autor explicaba que se debe a que la guerra es preventiva y que al igual que la caries si se quiere eliminar algo se tienen que tener en cuenta también las maneras. Según Isidro Ferrer ?De esta forma si la caries lo combates con una herramienta de este calibre, no solamente eliminas la caries, eliminas también la sonrisa, los dientes, la boca, el gesto capaz de provocar las palabras.?

Incluso en el último Pleno municipal, la guerra era protagonista. Cuando el portavoz del Partido Popular tomaba la palabra, miembros de la coordinadora escenificaban una matanza.

Comentarios