La exposición “José Manuel Falcón (1938-1990) Antológica” abre sus puertas en el Museo de Huesca

Con este título se ha abierto una exposición dedicada a un pintor zaragozano prematuramente desaparecido y cuya trayectoria artística se forjó en tierras aragonesas. Residió la mayor parte de su vida en la ciudad de Jaca para instalarse en Granada donde murió.

Un total de 60 obras entre las que se encuentran referentes a la procesión de Santa Orosia de Jaca o la serie ?Las Brujas Azules? que corresponde al final de su época y que consta de diversos lienzos y dibujos preparatorios. Según los expertos la obra es irónica y dura en algunas ocasiones pero aún así sabe reflejar los sentimientos como la pasión o el amor.

Esta exposición ve la luz gracias en primer término a la familia de José Manuel Falcón quien ha cedido su colección particular y gracias a un perfecto equipo de colaboradores bajo el comisariado de Concepción Lomba y Antonio Pérez Lasheras y el patrocinio del Departamento de Cultura y Turismo, Gobierno de Aragón.

INFORMACIÓN DE LA EXPOSICIÓN

Esta exposición pretende revivir su obra y honrarle con un merecido reconocimiento artístico. Su ideología y compromiso político con el Partido Comunista le llevaron a ostentar cargos de responsabilidad, aspectos que influyeron en su creación. Su afición por la pintura, la poesía y la música fueron también pasiones que cultivó, pero fue el mundo de la pintura en el que desarrolló la mayor parte de su creación

Las primeras obras conservadas datan de principios de los años sesenta y se inclinan hacia tendencias expresionistas, un expresionismo en el que aparecen referencias goyescas, alusiones picassianas y claros matices de la vanguardia europea expresionista. Su pintura es irónica y dura en algunas ocasiones pero sabe reflejar las pasiones, tensiones, el amor. .Estos fueron los temas más utilizados: el paisaje y el entorno social. A esta temática podríamos añadir dos etapas diferenciadas: la jaquesa y la granadina.

Su pintura se encuentra influenciada en los presupuestos pictóricos de la conocida Escuela de Madrid. Su formación se desarrolló en el estudio de Alejandro Cañada de Zaragoza, y también en la ciudad de San Sebastián bajo la mano de Ignacio Guardamino. También se formó en Barcelona e ingreso en San Fernando de Madrid.

Aunque especializado en grabado calcográfico, utiliza la tinta como técnica más habitual

Realizó hermosos paisajes de bellezas del alto Aragón, una recuperación de paisajes que seguía un lenguaje empleado por artistas como Joaquín Vaquero Palacios o Francisco Arias. También utilizó las formas arquitectónicas como protagonistas de sus obras, centrándose en detalles constructivos, todo ello en un lenguaje esquemático dotado de una gran plasticidad.

Reservó la ironía y el dramatismo para la temática social centrándose en ambientes típicos, populares y costumbristas, narrándonos una visión muy particular y unos comportamiento nada convencionales de los personajes de sus pinturas.

Dentro de su producción destacamos una temática de fuerte realismo crítico, nos estamos refiriendo a las obras que se engloban bajo el epígrafe de Cuaderno Negro, una serie gráfica compuesta por treinta y una tintas, en general monocromas. Son escenas aisladas acompañadas de epígrafes, en las que se distinguen escenas protagonizadas por un lado por figuras femeninas y otras en las que se representan personajes singulares de su entorno más cercano. En ambos casos son referencias a la primera serie de grabados de Goya, los Caprichos.

Volvemos ahora a ver unas obras de temática muy popular, como es: La procesión de Santa Orosia, la fiesta de la patrona de Jaca. Vemos una serie de pinturas cuyo enfoque recuerda al fotográfico, en el que el artista deja de ser un mero observador para pasar a ser observado e introducido. Son un total de veintisiete escenas que tratan los diferentes aspectos de la procesión de Santa Orosia.

Otra Serie, Las Brujas Azules, fue realizada entre 1989 y 1990 y está formada por ocho lienzos y diversos dibujos preparatorios todos ellos de potente simbolismo colorista.

Esta exposición que se presenta en el Museo de Huesca expone alrededor de sesenta obras de este gran artista aragonés, que dejó su huella en el mundo del arte, un personaje marcado por una época y un hondo sentimiento que plasmó en su pintura y que nos legó esta importante colección que ahora presentamos.

Comentarios