Cartas al director: El impulso de la informática en la educación secundaria obligatoria

Alberto Carrera Martín

(Profesor de enseñanza secundaria de la especialidad de informática en el I.E.S ?Sierra de Guara? de Huesca)

La Plataforma Nacional de Asociaciones de Profesores de Informática (PNAPI), mantuvo una reunión con representantes del Ministerio de Educación Cultura y Deporte. En esta reunión los profesores expusimos que tal y como están elaborados los borradores de Reales Decretos que desarrollan la LOCE, la enseñanza de Tecnologías de la Información y la Comunicación (Informática) en la ESO va a sufrir un serio deterioro, que se traducirá con toda seguridad en la reducción de dicha enseñanza a un leve baño de contenidos de carácter puramente testimonial.

La mayoría de los expertos en educación están de acuerdo en que la Informática debe ser considerada como uno de los pilares de la educación del siglo XXI, junto a la Lengua, propia y extranjera, y las Matemáticas, tal y como declaran la UNESCO y la propia señora Ministra en sus frecuentes comparecencias. Sin embargo parece que no piensan igual bastantes Comunidades Autónomas, entre las que destacan Aragón, Cantabria, Castilla la Mancha y Madrid, las cuales, en lo que sin duda es calificable como un movimiento de carácter excepcionalmente retrógrado, y amparándose en el cumplimiento de disposiciones estatales, han prohibido literalmente la enseñanza de optativas de Informática y Ofimática en la ESO a partir de los cursos venideros.

No obstante, pese a la gran variedad de propuestas presentadas por PNAPI para solucionar el problema antes de que éste sea irreversible y afecte a toda una generación de alumnos, desde el Ministerio se nos aseguró que todas ellas eran inviables y que las Comunidades Autónomas que más han apostado por la Informática desde hace años, como la Valenciana (PP) y la Andaluza (PSOE), han cometido un error al convocar oposiciones para profesorado especializado para impartir su enseñanza, y que ahora que está desapareciendo la asignatura de Informática en todas las comunidades, deben ser éstas las que solucionen ?su problema? con el profesorado excedente, demostrando tanto la falta de interés en la enseñanza de las TIC como en solucionar un problema laboral que puede afectar a centenares de profesores.

En un intento que no podemos calificar de demasiado progresista, siendo esta una civilización que marcha irremediablemente hacia la globalización de la Sociedad de la Información, desde el MEC se nos sugirió la posibilidad de solucionar la previsible futura situación de estos profesionales de las TIC mediante su ubicación en las bibliotecas de los centros educativos. A algunos el consejo nos recordó aquellos tiempos en los que a las profesoras de asignaturas ya trasnochadas, como normas de urbanidad para el comportamiento en sociedad, se las relegaba a estos puestos, ¡¡ sólo que ahora se trataría de hacer lo mismo con profesores de Informática !!

Sin embargo no todo fueron tropiezos. Así, alguien como Sandra Moneo, Secretaria Ejecutiva de Igualdad de Oportunidades y Educación del Partido Popular, con la que se mantuvo también una reunión, reconoce que se han podido cometer errores en desarrollos legislativos recientes, al intentar plasmar la inequívoca voluntad del Gobierno de dar impulso a la enseñanza de la Informática, pero que se haría lo posible por corregirlos en la redacción de los Reales Decretos que desarrollan la LOCE.

Otra voz autorizada del PP, la de Juan Manuel Moreno, Secretario Ejecutivo de Nuevas Tecnologías, coincidió con nosotros en que la lucha por la implantación de las TIC se encuentra a menudo con reticencias por parte de aquellos que están en condiciones de tomar decisiones, dificultades que a nuestro juicio, y a tenor del tipo de razonamientos con los que nos obsequiaron los asesores técnicos del gabinete de la Secretaria General de Educación y Formación Profesional del MEC, están motivadas en esta ocasión por una indudable falta de conocimiento sobre la realidad de las TIC, carencia imperdonable en quienes tienen la misión de asesorar a los que toman decisiones de tanta relevancia como la configuración fundamental del sistema educativo español.

En conclusión, para que se dé a la educación en Informática la importancia que tiene en la vida real, y pueda ser considerada por el MEC como una asignatura más de la ESO, aunque ésta sea de carácter optativo, y se refuerce su presencia y relevancia en el Bachillerato, estamos dispuestos a continuar manteniendo contactos con otros representantes del Ministerio para tratar de transitar todas las vías posibles de solución del problema. En su caso, y de ser necesario, se estudiarán otras medidas de presión en los centros de Educación Secundaria, no descartándose la convocatoria de una huelga entre los profesores de Informática de toda España, u otras medidas relacionadas con el uso imaginativo de nuestros conocimientos de las TIC.

Comentarios