Kioto vuelve a poner de manifiesto la improcedencia de las políticas trasvasistas

La tercera cumbre mundial del agua ha vuelto a reafirmar que los trasvases no se justifican en estos momentos, que todos ellos han fracasado cuando se trata de transferir agua de una cuenca a otra, es decir, riqueza de un territorio a otro.

La delegación aragonesa ha expuesto en dos comparecencias las razones de Aragón para oponerse al trasvase del Ebro al Levante español. El Consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha incidido en su alocución en el disparate que significa llevar un recurso tan escaso como el agua de una zona con un bajo producto interior bruto a otra mucho más desarrollada, según recoge la Ley del PHN aprobada por el gobierno.

Boné ha insistido en los datos que se recogen en los informes que ya presentó en Bruselas redactados por otros tantos expertos, en los que se deja claro la improcedencia de un trasvase desde todos los puntos de vista: el medioambiental, pero también el económico. Hoy en día es más barato desalar agua del mar que llevarla a 1.000 kilómetros de distancia.

También ha comparecido en Kioto el Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Zaragoza, Antonio Embid con los mismos argumentos.

Aragón ha utilizado también esta cumbre para tomar contacto con nuevos expertos en cuestiones hidráulicas, quienes han entendido como justas las aspiraciones del Ejecutivo Autónomo al oponerse al trasvase, ha señalado Alfredo Boné.

La próxima movilización en contra del PHN tendrá lugar el 23 de abril, Día de Aragón, cuando de nuevo, y esta vez en un ambiente festivo, los aragoneses vuelvan a salir a la calle. Antes, no obstante , Barcelona volverá a ser el escenario de otro acto de rechazo al trasvase convocado por la Plataforma en Defensa del Ebro.

Comentarios