Cartas al director: Siguen en sus trece

Mayka Ayensa (Coordinadora Comarcal de Izquierda Unida Huesca)

El pasado domingo día 23, a través de una cadena de televisión, la Ministra de Exteriores Ana Palacio aseguraba que la opinión pública está cambiando con respecto a la guerra de Irak y a la participación ? humanitaria? de España. Según se desprende de sus palabras, baja el nivel de participación social en la protesta contra la decisión del gobierno debido a que los españoles vamos a pagar más barata la gasolina y la bolsa se mantiene al alza. Las palabras de esta señora, ponen de manifiesto el respeto que le merece la ciudadanía. ¿ Cree de verdad que la rebaja del precio de la gasolina en unos céntimos puede cambiar radicalmente la actitud de una mayoría de españoles y españolas ante la guerra?. Si esto es así, no me extraña que las protestas ciudadanas no hagan mella ni en ella, ni en el gobierno, ni en el partido que les apoya, y parece evidente que debiera dimitir o ser cesada de manera inmediata ya no sólo porque lo esté haciendo pésimamente sino porque no se entera de la realidad política y social de quienes representa.

Por otro lado, el Ministro Arenas, acusa a la oposición de estar detrás de elementos incontrolados que pudieran haber actuado en algunas manifestaciones. Nada dice de la inmensa mayoría de ciudadanos y ciudadanas que de manera pacífica y reiterada expresan su rechazo a que España sea cómplice de los americanos en un conflicto que nos llena de vergüenza y nos convierte directamente en verdugos de inocentes. ¿ Olvida el señor Arenas que los españoles nos hemos ganado el derecho a manifestarnos libremente?. Los elementos incontrolados han estado presentes en otras manifestaciones de nuestro pasado reciente y como bien sabrá responden a intereses muy concretos. Desde luego, nosotros no fuimos quienes hicieron pintadas en las paredes de nuestra sede o en los sindicatos tras la manifestación del Decretazo, ni somos quienes rompen la placa de nuestra organización en la calle muy a diario. Elementos incontrolados puede haberlos en todos los sitios, entre ellos y como ha quedado claro últimamente, los hay hasta en la policía.

A pesar de nuestros gobernantes, en la calle además de organizaciones políticas, sindicales y de distintas asociaciones, se escucha la voz de los que no obedecen directrices partidistas ni se dejan engañar, los que creen que el conflicto bélico es el fracaso de la razón y de la política y no aceptan señores de la guerra como Aznar, que se erigen en salvadores de todas las patrias, en el azote de países terroristas que supuestamente ponen en peligro la seguridad occidental y actúan bajo proclamas que dicen tener a Dios de su parte. Las protestas que se están llevando a cabo en todo el mundo, son el reflejo de una sociedad que no está dispuesta a seguir en silencio ante la muerte y la devastación y la de quienes siguen lo que les dicta su conciencia. Es la voz del pueblo que cree en la tolerancia y grita unánime por la paz.

Comentarios