Sin avances sobre la ubicación y número de días del Mercadillo

El Consejo de Comercio tomaba pocas decisiones en su reunión, en la que los mercadillos eran protagonistas. Tan sólo se aprobaba el borrador del Reglamento de mercadillos, para que se proceda a su publicación y se puedan presentar alegaciones. En cuanto al posible cambio de ubicación, quedaba en suspenso.

En el Consejo se presentaban varias propuestas para su establecimiento: la calle Zaragoza hacia la estación intermodal, utilizando de momento el cuartel de Artillería para el aparcamiento de furgonetas; la calle San Jorge, junto al Palacio de Deportes, y o el paseo central de la avenida Ramón y Cajal. Como existe igualmente la previsión de unir en uno los mercadillos que se celebran en Huesca los lunes y los martes, se ha decidido que se realice un estudio en el que se analicen estas ubicaciones y si en ellas cabrían los dos mercadillos.

Por lo que se refiere a la propuesta de los vendedores ambulantes de ampliar al sábado la celebración del mercadillo, en el Consejo de Comercio se conocía que la ley contempla que, en el caso de ampliarse a más de un día, debe realizarse un informe preceptivo que estudie las implicaciones que esto tendría en la ciudad, su comercio y sus ciudadanos. Se ha solicitado que este informe lo realice el Instituto Municipal de Fomento, tras lo que se podrá tomar una decisión. Los miembros del Consejo instaban a que todas estas cuestiones se realicen cuanto antes, puesto que este asunto lleva mucho tiempo pendiente de una solución.

Los comerciantes se oponen a la celebración de dos días de mercadillo, pero verían bien que el del martes se pudiera celebrar el sábado si al final se decide así, ha dicho el Presidente de la Asociación de Empresarios de Comercio, Ignacio Bernad.

Finalmente, el último punto hacía referencia a la apertura del comercio en días festivos. Se conocía que el alcalde, mediante un decreto, decidió qué jornadas podría abrirse. Tras expresar su disconformidad con esta medida, y estudiar esas fechas, los distintos representantes del Consejo de Comercio mostraban sus discrepancias, porque se había decidido permitir la apertura los domingos 30 noviembre y 14 de diciembre. Ello supondría que los trabajadores, en plenas fechas navideñas, pasaran 7 semanas sin poder guardar fiesta los domingos hasta después de Reyes. Por ello, se decidía solicitar que estos festivos se dejen como estaban marcados, en un principio, por el Gobierno de Aragón, y que correspondían a los domingos 4 de mayo y 31 de agosto.

Comentarios