Yo consumo, tu consumes

Cristina Pérez

Este fin de semana se celebra el día del consumidor. Y Adela se mira el bolso y tuerce el gesto. Mira tú que celebrar el día del consumidor a mitad de mes. Ya está pagada la hipoteca, el seguro del coche, las extraescolares de los niños, la luz, el teléfono, el pago treinta y dos de la enciclopedia de los animales, el plan de pensiones, el alquiler del piso del mayor, el tercer plazo del dvd que Juan se empeñò en regalarse en navidad -total, dijo, como lo pagamos a plazos- y todavía queda el Día del Padre y algún pico más, sin contar gastos de comida, ropa y cremas....en fin. El Dïa del Consumidor, se imagina Adela, no debe de ser para fomentar el consumo. Eso se teme. Más bien debe de ser para repartir broncas a diestro y siniestro.Ahora vendrán con aquello de consumo responsable, de reciclar, de gastar lo justo, de comparar precios, de aprovechar ofertas.....y Adela estará unos días estresada pensando en cómo hacer un consumo responsable.

Como le ocurrió el año pasado. Seguro que Adela, entierra en el cajón de las servilletas la visa por unos dias y empieza a llenar los armarios de la oferta de la semana: veinte kilos de azúcar, otros tantos de sal, pañuelos de papel y yogures que, con toda seguridad caducarán antes de comerlos.

Asi que Adela, en un intento de hacer un consumo responsable, volverá a meter la pata. Seguro.

Este fin de semana se celebra el Día del Consumo. Adela. Tranquila. No te lo consumas todo de golpe. Adela. Tranquila. Que esto no va de consumir. Que va de moderar el gasto y comprar con inteligencia. Aunque la visa, de momento, está bien durmiendo con las servilletas.

Comentarios