Cartas al director: Y llegó el día

José Pablo Manau Terrén, Delegado Provincial de la F.A.P. y C

Un año más, para los amante de la pesca de la trucha, llega el día esperado del desvedo.

Un año más la ilusión del pescador, de que esta va a ser su gran temporada.

Un año más la preparación mas minuciosa del inicio de la campaña que se ha ido al traste, porque siempre hay tiempo y se espera a última hora.

Pero llega el momento y al fin, todo esta preparado.

Ring, ring, ring? cinco de la mañana, no hay pereza, de un salto pie a tierra, en un momento listo, al coche y en marcha.

Un repaso rápido, licencia de pesca, licencia federativa, permiso de coto, si se tiene, cebos, cañas, cesta, botas, neopreno, etc. todo en el maletero.

Se hace el recorrido a recoger al amigo o amigos y en ruta.

Se mira al cielo, no se ve nada, ¿estará nublado?, no hay luna; mucho mejor?

Durante el camino hasta el río elegido, alguno de los ocupantes del coche, consigue hasta echar una cabezada.

El resto no calla, recuerdos de la batallitas de los años anteriores y sueños de lo que hoy desearía que pasara.

Por fin en el río, lo primero la mirada al caudal; este año no hará falta mirar mucho, abundante si no excesivo en muchos de nuestros ríos.

Hace un frío que pela, pero no se nota, ropa fuera y a ponerse el neopreno, el anorak, el chaleco, la cesta, el gorro?. ¿lo lleváis todo?, no os dejéis nada en el coche. Cierro.

Antes de iros, a que hora se plega, para ir a almorzar.

Hombre, no tan pronto, ¿a las diez??

Otro punto importante el primer día, el almuerzo.

Tras las dos primeras horas largas de pesca y el huevo frito y panceta delante de la mesa con el porrón de vino y gaseosa, los primeros comentarios.

!Qué trucha! Lo menos pesaba dos kilos?.

Ya empezamos, ¿pero has pescado algo?.. si llevo dos, entonces calla y almuerza.

Nuevamente al río hasta la hora de comer.

Tras una nueva hora de pesca.

No se que les pasa, pero están reacias a colaborar?

Será que baja mucho agua hoy y muy fría al ser del deshielo?

!Que picada!

Nervios, tensión, el carrete chirría, los segundos se hacen eternos, por fin la trucha se acerca a la orilla, es enorme?!!Dios que no rompa!!

Tras la primera lucha como todavía están flojas por el desove, la trucha cede, por fin dentro de la sacadera. Triunfo, satisfacción,? ya puede regresar tranquilo a casa, ha pescado una hermosa trucha, mas de un kilo.

En la comida ya no hay quien lo aguante, pero otro de sus amigos ha conseguido las seis piezas?

Buena sobremesa y tras el guiñote correspondiente, feliz regreso.

Espero que muchos lectores se hayan visto reflejados.

El primer día es algo así o muy parecido.

Vale para todas las modalidades, ajustando la hora de salida.

Los de captura y suelta que cada vez son mas, pues cuentan la historia a palmos pues no presentan las truchas.

Feliz jornada a todos y recuerda pescador.

Practica la pesca deportiva, ten un gesto y dales la vida.

Comentarios