Cartas al director: Escándalo

Amigos de Gamueta

El nuevo Consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, como preámbulo de la inminente campaña electoral, dedicará 36.000 Euros (6 millones de Ptas) de dinero público a organizar varios actos en su pueblo, Valderrobres (Teruel), en conmemoración del Día del Árbol, en los que no está previsto plantar ningún árbol, sino apadrinar los ya existentes, y editar y distribuir una costosa publicación infantil.

En años anteriores, DGA concedía al Ayuntamiento coorganizador una subvención de 6.000 Euros (1.000.000 Ptas) como cantidad suficiente para todas las actividades, siendo lo más relevante la plantación popular, como es habitual en cientos de ayuntamientos de nuestro país.

Esta iniciativa del nuevo Consejero ha sido tan precipitada e imprevista que hipoteca todo el presupuesto de la propia Dirección General del Medio Natural para el año 2003, impidiendo la edición de otras publicaciones previstas.

En cambio, por poner sólo un ejemplo, el Gobierno de Aragón no ha emprendido todavía ninguna iniciativa para asegurar la conservación del último bosque de árboles monumentales de Aragón, el hayedo-abetal de Gamueta (valle de Ansó).

Numerosas organizaciones ecologistas y prestigiosos investigadores vienen solicitando al Gobierno de Aragón, desde hace más de diez años, que declare este bosque MONUMENTO O RESERVA NATURAL, para evitar definitivamente su explotación y destrucción irreversible.

Paradójicamente, el precio en el mercado de la madera de los árboles centenarios que se pretende salvar de la tala inminente en este año equivale al presupuesto que el Consejero de Medio Ambiente pretende dilapidar en un solo acto claramente preelectoral hacia los vecinos de su pueblo.

Los ciudadanos no deseamos que los políticos utilicen partidistamente las iniciativas populares como el Día del Árbol. También nos preocupa mucho el despilfarro de dinero público en actos sobredimensionados y con fines claramente electoralistas. Concretamente, y ante la inminente amenaza de desaparición del Bosque de Gamueta, más que gestos y buenas palabras, los ciudadanos queremos una demostración real del compromiso de instituciones y partidos políticos con la conservación de los mejores bosques.

¡¡¡ SALVEMOS EL BOSQUE DE GAMUETA !!!

La importancia de conservar el bosque de Gamueta

El hayedo abetal de Gamueta es posiblemente el último bosque centenario del Pirineo español, y con toda seguridad uno de los mejor conservados y menos explotados de Aragón. Diversos estudios botánicos y zoológicos realizados por Gobierno de Aragón, el Instituto Pirenaico de Ecología y la propia Sociedad Española de Ornitología, entre otros, han puesto de manifiesto su gran valor medioambiental y la necesidad de conservarlo.

No sólo se trata de un verdadero monumento natural que merece ser salvado de la motosierra, siguiendo el ejemplo de la cercana Reserva Natural de Belagua en la Comunidad Foral Navarra e incluso de los primeros parques nacionales de Norteamerica y Europa, sino que es además el último refugio de diversas especies de fauna silvestre en serio peligro de extinción. Es el caso del Pico Dorsiblanco, un raro pájaro carpintero que prácticamente ha desaparecido de toda Europa paralelamente a la destrucción de los últimos bosques maduros, inclusive en paises como Suecia o Finlandia, y que encuentra en Gamueta y en el vecino valle de Roncal sus últimas poblaciones reproductoras de España.

Pero el patrimonio natural de Gamueta debe ser valorado también como un activo más de la economía de esta comarca y de Aragón, ya que el potencial turístico de la zona deberá basarse precisamente en este recurso paisajístico y ecológico diferenciador. El fracaso de las estaciones de esquí de fondo durante las últimas décadas debido al cambio climático y la dura competencia de otras zonas mejor comunicadas y equipadas de infraestructuras obligan a orientar los esfuerzos de promoción hacia un modelo de turismo cultural y de calidad, respetuoso con la naturaleza.

Desgraciadamente no quedan muchos lugares en Europa que puedan enorgullecerse de poseer todavía bosques de hayas, abetos, pinos y tejos centenarios, habitados por los últimos osos, urogallos, quebrantahuesos y picos dorsiblancos. Y es que, precisamente, la supervivencia de estas especies es la mejor garantía de calidad y conservación del ecosistema, y no debemos permitir que se degrade más y desaparezcan.

En Gamueta se encuentra además, y hay que recordarlo precisamente con motivo del Día del Arabol, el mayor conjunto de árboles monumentales de Aragón, razón más que suficiente por la que todo el bosque debería ser inmediatamente declarado como espacio natural protegido, con la figura de Reserva o Monumento Natural, igual que en su momento lo fueron los glaciares pirenaicos o el entorno del Monasterio de San Juan de la Peña.

Comentarios