Mantenimiento urbano y cantería, cursos del taller de empleo del Somontano

Desde el pasado mes de diciembre y durante un año, dieciséis alumnos participan en el taller de empleo de la comarca del Somontano Entabán, que este año desarrolla dos especialidades: mantenimiento urbano y cantería. El éxito de la anterior edición ha llevado a los organizadores a retomar este curso que permitirá reinsertar en el mercado laboral a personas mayores de 25 años que se encuentren desempleadas.

Hace más de una década el INEM ideó unos programas de empleo dirigidos a jóvenes parados que posteriormente se extendieron a desempleados de mayor edad. Esta iniciativa ha continuado con el traspaso competencial a la comunidad autónoma. En el caso de Barbastro, es gestionado por la institución comarcal, quien además ha realizado el proyecto, pero está financiado por el Instituto Aragonés de Empleo.

Este taller es el segundo de estas características que se realiza en la comarca del Somontano. La pasada edición, se abordó la interpretación del patrimonio. El coordinador de este programa, Ignacio Alcalde, asegura que ?quedaron muy satisfechos con los resultados obtenidos?. De los doce alumnos, ocho se han insertado en el mercado laboral en esta área.

Estos programas tienen un año de duración pero no cuentan con una fecha fija para comenzar sino que dependen de cuándo se aprueben los proyectos. En esta ocasión, el curso ha comenzado el pasado mes de diciembre y se hace hincapié en que no es como un curso escolar desde ninguno de los puntos de vista como demuestra el hecho de que sea principalmente práctico y ?no tiene las vacaciones escolares?.

Alcalde explica que cuando se realizó el proyecto no se eligió esta disciplina ?porque sí? sino que era una carencia del mercado laboral. ?Entendemos que hace falta gente formada para mantener la calidad de vida en los pueblos y, por otro lado, se estaba gestando la posibilidad de crear una brigada dentro de la comarca que atienda esas necesidades?.

Los alumnos, igual número de hombres que de mujeres, aprenden diferentes disciplinas como pintura, ebanistería o jardinería. Uno de los profesores del curso, Pablo Bardají, explica que los participantes en este curso no deben cumplir ningún requisito además de ser mayores de 25 años y estar desempleados, pero es importante que ?tengan ganas de trabajar y una mentalidad abierta porque tendrán que hacer muchos trabajos diferentes que requieren cualidades diferentes?.

Los alumnos sufren una selección ya que es mayor la demanda que la oferta. Al tratarse de un trabajo diario que requiere un esfuerzo, perciben un sueldo lo que se considera un aliciente para los desempleados.

Este proyecto busca la reinserción laboral tanto de hombres como de mujeres, por lo que éstas se encuentran en igualdad de condiciones y oportunidades que sus compañeros masculinos.

Comentarios