Cartas al director: ¿Estamos tontos o qué?

José Luis Benito Alonso, Instituto Pirenaico de Ecología, CSIC

EL BOA del 3 de marzo publicaba un anuncio de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) por el que se somete a información pública el proyecto de construcción de un lago paisajístico (sic) en Zuriza (Ansó). Se trata, pásmense Vds., ?de mejorar la contemplación de los parajes naturales, que es una de las mayores posibilidades turísticas de esta zona?. Ahora resulta que un embalse es un ?lago paisajístico? y que para poder contemplar nuestros incomparables paisajes pirenaicos es necesario ?mejorarlos? artificialmente pues parece que están ?mal hechos? y no se disfrutan convenientemente. ¿Pero es que estamos tontos o qué nos pasa? Ahora resulta que va a tener razón Bush, y para que no se produzcan incendios lo mejor es cortar los árboles.

Por lo que se lee, este proyecto está incluido en las actuaciones para ?Proteger medioambientalmente el entorno del embalse de La Loteta y la cabecera del río Aragón, con el fin de preservar la calidad de las aguas del abastecimiento a Zaragoza? manda narices. Ahora resulta que un pantano en Zuriza va a servir para que beban agua pura y cristalina en Zaragoza. Es una gran falacia, ya que la calidad de dicho elemento no depende tanto de la calidad del agua en origen como de las condiciones en las que se transporte y se almacene en el embalse de la Loteta y se distribuya posteriormente en la capital. En su trayecto hacia dicho embalse por el canal de Bardenas y la acequia de Sora, el agua va recibiendo los retornos de los regadíos cargados de contaminantes. Y aunque esto no ocurriera, resulta que el terreno de la Loteta es rico en sales y yesos que ineludiblemente se disolverán en las aguas de abastecimiento disminuyendo su calidad. Y para colmo, dicha agua hay que hiperclorarla para contrarrestar la intrusión de aguas fecales en una red de abastecimiento vieja y obsoleta. Así que no nos quieran vender esta burra desdentada.

Ansó no necesita de ninguna manera un ?lago paisajístico? para aumentar sus alicientes turísticos y mejorar sus paisajes, pues los tiene muchos y buenos. Lo que necesita es una carretera decente para poder explotar sosteniblemente dichos atractivos. Por desgracia, cualquier inversión en obras y cemento siempre es bien vista, cuando muchas veces es contraproducente, y sino que se lo pregunten a los pescadores cada vez que la CHE mete mano en un río como ocurrió el año pasado en el Sobrarbe o a los que viven junto a una incineradora de residuos.

Lo más sangrante de todo es que esta obra cuenta con el beneplácito del ayuntamiento de Ansó, que en vez de velar por la protección de su entorno natural se dedica a destruir la gallina de los huevos de oro de la que podría vivir si creyera en ella, tal como están empezando a hacer sus vecinos chesos. Y lo más triste es que al ayuntamiento de Ansó se le ofreció la posibilidad de obtener fondos europeos del programa LIFE para un proyecto sobre la ganadería y el oso y ha pasado de todo. Y que lejos de animar a sus convecinos a presentar proyectos al PRODER, están a verlas venir, como si las iniciativas vinieran del cielo. Así no hay forma de avanzar. Ansó tiene un problema.

Comentarios