La piqueta no duerme

Luis Laiglesia

Arqueólogos españoles debaten hoy sobre qué hacer con el patrimonio que aparece en el subsuelo de las ciudades. Cómo conservarlo, cómo trabajar en el futuro. Llevan a cabo estos profesionales una serie de reivindicaciones, como que es necesaria una estructura administrativa, que la comunidad no tiene, o un equipo de arqueólogos que trabajen en el vasto inventario existente en Aragón. Reivindicaciones que llegan a la denuncia en ocasiones. Nos afanamos en buscar una gran resto, cuando el más importante de esta ciudad, la muralla, se deteriora día a día, en una situación vergonzante para los oscenses. Baste solo recordar que hace cuatro años cayeron piedras del lienzo musulmán del monumento y hasta hoy. El ayuntamiento y la DGA no se molestaron ni en recoger las piedras del suelo; se limitó el Consistorio a vallar la zona en previsión de nuevos desprendimientos.

Recientemente un arquitecto, Jesús Tejada, me dijo: una ciudad que no respeta su pasado no se respeta a sí misma, y eso ocurre con Huesca, dónde la iniciativa privada, y también la pública, ha puesto a funcionar la piqueta cuando ha querido, y ejemplos hay de ello en varios lugares. Durante las jornadas si se pone el oído en los corrillos se oye hablar de lo que apareció en la zona que ocupa la actual ampliación del Ayuntamiento que desapareció o del aljibe que se encuentra en el subsuelo de la Parroquieta que fue simplemente rellenado en una decisión más que discutible.

Esto es lo que se conoce, pero al hilo de esta cuestión nos podemos preguntar por lo que no se conoció, y con nocturnidad y alevosía, destruyó la excavadora cuando todos dormíamos. ¿Quién nos despertará?

Comentarios