Cartas al director: El alejamiento de los principios Ilustrados

Daniel Chaverri Fierro, Izquierda Unida Aragón

El siglo XVIII marcó un hito en la historia del pensamiento. El nacimiento de los valores Ilustrados supuso un nuevo enfoque y concepción de la naturaleza del hombre y su vida en comunidad. El eje central sobre el que giran los principios ilustrados es la idea del hombre como valor supremo, donde cada individuo es igual a los demás en virtud de su universalidad. Aparece así la sociedad civil como depositaria de la soberanía, produciéndose la secularización del Estado al pueblo. El antropólogo francés Louis Dumont resume en la siguiente frase el talante ilustrado frente a las concepciones Románticas: ?Soy hombre por naturaleza y francés por accidente?.

El alejamiento de las concepciones Ilustradas llevó a la Humanidad a sufrir dos Guerras Mundiales que sin duda hicieron reflexionar al mundo entero. De esta reflexión surgió en 1948 un esperanzador documento: la Declaración Universal de los Derechos Humanos; basados sin duda alguna en los principios Ilustrados.

Pero en los tiempos que corren la memoria histórica brilla por su ausencia, y sólo tenemos que observar los acontecimientos que nos rodean para ver como los conceptos Ilustrados vuelven a alejarse de nosotros. Y se alejan: al ver como las políticas neoliberales van desmoronando los estados sociales (garantes de un mínimo de equidad e igualdad, auténticos frenos a un capitalismo arrollador en su estado puro); al ver como en una sociedad mediática se inculcan ideas imperialistas basadas en un nuevo ?colonialismo económico? propulsado por el Sr. Bush y sus acólitos (dígase Aznar); al ver como priman los intereses económicos por encima de los aragoneses y de la ecología (dígase PHN); al ver como se criminaliza al inmigrante acusándole de la actual inseguridad ciudadana, cuando el 71,8% de los detenidos por un delito o falta penal son autóctonos españoles (según fuentes del Ministerio del Interior ); al ver como se vulnera continuamente la presunción de inocencia, la libertad de expresión y el uso de lenguas (dígase Euskaldunon Egunkaria); al ver (siempre con cautela e incertidumbre) como surgen nuevas formas de nacionalismo, que no olvidemos operan con la misma lógica y conceptos románticos que antiguas formas de nacionalismo; al ver que en lugar de un Estado aconfesional (artículo 16 de la Constitución) tenemos el estado más confesional de la historia de la democracia, provocando un trato discriminatorio para con las personas de otras convicciones religiosas, agnósticos y ateos; al ver en definitiva como se vulneran los Derechos Humanos suscritos por Naciones Unidas en 1948, no olvidemos emanados todos ellos, de los principios de la Ilustración.

Comentarios