Varapalo en Francia a la reapertura del Canfranc

Una auditoria encargada por el actual ejecutivo señala que la línea no es rentable y que su apertura supondría la inversión de más de 300 millones de euros, cifra que supera con mucho las previsiones que en su día hizo el gobierno de Lionel Jospin.

A la llegada del actual ejecutivo, el titular del Ministerio de L?Equipement, Giles de Robien, anunció que encargaría auditorías sobre los más importantes proyectos que había diseñado su antecesor. Auditorías que al principio, parecía no iban a afectar a la reapertura del Canfranc. Es ahora cuando se ha conocido que el Canfranc y su reapertura estaba siendo estudiado utilizando parámetros de rentabilidad y los resultados del informe técnico no pueden ser más desalentadores para los intereses aragoneses.

La auditoria que esgrime Francia dice que la línea entre Pau y Canfranc no es rentable. El informe asegura que esta línea está prácticamente ejecutada, sin embargo los estudios llevados a cabo sobre la puesta de nuevo en servicio dejan entrever niveles de rentabilidad muy débiles, incluso negativos. A ello añaden que, del lado francés, esta operación podría costar más de 300 millones de euros, muy por encima de lo presupuestado en un principio.

El informe del Ministerio francés recuerda que, a petición de los ministros de transportes francés y español, se encargó un nuevo análisis de las posibilidades y las condiciones de reapertura de la línea. Estos estudios continúan. Esperando sus conclusiones, los redactores del informe subrayan, sin embargo, su preocupación con respecto a un proyecto cuyo interés para la colectividad parece manifiestamente discutible.

Entre los estudios hechos públicos por el gobierno francés, también figura el referido a la autopista Pau-Langon, dejando, así mismo en entredicho su ejecución.

Las reacciones han comenzado a llegar. La diputada del Partido Socialista francés Martine Lignières-Cassou afirmaba que con este informe el gobierno anuncia claramente su intención de abandonar prácticamente todos los proyectos previstos para la región de Aquitania, al tiempo que aseguraba que la línea Pau-Canfranc está sumida en un gran desprecio.

Hay que recordar que, durante la última visita del Ministro de Fomento, Francisco Alvarez-Cascos, aclaró a un grupo de escogidos, entre los que se encontraban el Portavoz de la Coordinadora por la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón, Luis Granell, y el Alcalde de Canfranc, Víctor López, las intenciones de su Ministerio. Y estas pasan por invertir si Francia hace lo propio, por lo que en estos momentos, y con los nuevos datos encima de la mesa la reapertura está amenazada y las noticias que llegan de Francia son claramente un paso atrás en las aspiraciones aragonesas.

Comentarios