Manuela Catalá: "La mujer en la publicidad está relegada a la belleza y al hogar"

En muchas ocasiones, el consumo va más allá de la compra, adentrándose en el mundo publicitario, donde la mujer adquiere cierto protagonismo. Tema con el que el centro de la UNED de Barbastro ha abierto el ciclo de actividades organizadas con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este sábado 8 de marzo, donde Manuela Catalá, Doctora en Lingüística General ha ofrecido un taller sobre la ?Mujer, publicidad y consumo?.

Manuela Catalá considera que la mujer desempeña dos roles dentro de la publicidad, uno como sujeto de consumo y otro como objeto de consumo ya que, ?en ocasiones, -explica Catalá-, se dan discursos publicitarios no sólo para ser receptoras de un producto, sino que los protagoniza como esteorotipo social?.

La sociedad cumple también un papel decisivo en la publicidad con la que está intimamente relacionada. Catalá hace hincapié en la influencia de la sociedad en la publicidad, a pesar de que la considera ?bastante conservadora?. ?La publicidad es como una esponja que absorbe todas las variables que le ofrece la sociedad e influye en nuestros hábitos, en las adquisiciones de los productos, en nuestras modas e incluso influye en aspectos tan negativos como es la anorexia o la bulimia, que también forman parte de estilos de vida?.

Estereotipos de un mundo perfecto e imaginario como es la publicidad, de la que Manuela Catalá recuerda que no es otra cosa que ?una serie de discursos que, aunque tienen una relación directa con la sociedad, también es un discurso basado en la ficción y en la imaginación. En definitiva, lo extraordinario, aquello que llama la atención es lo que vende y la publicidad no es más que estrategia, una estrategia persuasiva?.

Catalá explica que los principales estereotipos que se forman de la mujer están relacionados directamente con argumentos de la belleza, la dulzura y el hogar, que supone la relegación de la mujer a esas tres dimensiones.

Comentarios