Bomberos para todo: incendios, accidentes y un sinfín de incidencias

Los bomberos celebran este sábado 8 de marzo, la festividad de su patrón, San Juan de Dios.

La plantilla del Cuerpo de Bomberos de Huesca está compuesta por treinta profesionales. Además de ellos, se cuenta una unidad con siete operadores telefónicos encargados de la comunicación, que son disminuidos físicos, y una unidad de voluntarios con 40 personas de Protección Civil. La edad media de los bomberos es de 35 años, y en los últimos tiempos se han reforzado aquellos turnos en los que hay personal de mayor edad.

El número de intervenciones de los bomberos el pasado año 2002 fue menor que en 2001. La razón está en la lluvia caída, que fue mayor y propició que se produjesen menos incendios y también hubiese que suministrar menos agua.

Porque los bomberos no solamente apagan fuegos. Sus intervenciones son muy variadas. Participan en salvamento de personas, principalmente en los domicilios, actúan en la extracción de personas de los vehículos implicados en accidentes de tráfico, se encargan de la eliminación de residuos o control del medio ambiente con barreras químicas o absorbentes, realizan suministro de agua al CEEIA, a granjas avícolas con problemas de agua, o cuando se presentan problemas puntuales como los de las viviendas de las calles San Juan Bosco o Alcoraz. También realizan cursos de formación y de prevención, reciben visitas de colegios, imparten charlas a colegios o asociaciones, o llevan a cabo saneamientos de tejados y fachadas.

Al cabo del año, para actuar en incendios, accidentes, inundaciones, averías de agua, asistencia técnica o simplemente por cuestiones administrativas, los bomberos atienden más de 10.500 llamadas telefónicas.

Por lo que se refiere a la dotación de medios, el Parque de bomberos cuenta con un vehículo de rescate en altura, dos tanques urbanos, dos bombas forestales, dos vehículos de rescate, una cuba nodriza de 7.000 litros, un vehículo de jefatura, una UVI móvil, una UVI convencional y dos vehículos de apoyo ligero. Además, se dispone de un vehículo destinado exclusivamente al Casco Antiguo, por su reducido tamaño, y con una capacidad de 1.000 litros de agua. Se está a la espera de recibir, en próximas fechas, un camión cuba de 12.000 litros.

Según el responsable del parque de bomberos, Jacobo Morlán, la dotación es buena, principalmente con las adquisiciones que se han realizado estos tres últimos años. Ahora sería necesario ir renovando algún material que han ido quedando anticuado, como vehículos para el monte o una autoescala de 18 metros.

De forma continua se siguen cursos de formación. Recientemente se ha finalizado uno sobre técnicas de rescate en altura en el medio urbano. También se están preparando cursos de formación para actuar con el airbag en accidentes de tráfico, u otro curso de formación psicológica de atención al ciudadano en casos de emergencia.

Comentarios