Cuarenta y seis personas se preparan para celebrar misa sin sacerdotes en Huesca

2003022525 misa.jpg

Los responsables de la Diócesis de Huesca se muestran satisfechos por la respuesta, que ha sido incluso mayor de la esperada. Cuarenta y seis personas están formándose para poder llevar a cabo celebraciones en aquellos lugares en que no haya sacerdotes. De ellos, hay nueve religiosas, 23 personas procedentes de quince pueblos distintos y el resto, de Huesca capital. Además, del total, catorce cursillistas son hombres.

Los cursillos de las denominadas Asambleas Dominicales en Ausencia de Presbítero comenzaron a celebrarse la pasada semana. Serán en total diez clases, para religiosos y seglares, a las que seguirá otro tipo de formación, que podrían ser cursos de Biblia o de cristología, por ejemplo. Como se trata de un cursillo práctico, el alto número de participantes ha provocado que se hayan creado tres grupos que tienen clase los martes, miércoles y jueves.

Los cursillos se desarrollarán hasta el próximo mes de abril. Esto no quiere decir que los sustitutos de los sacerdotes empiecen ya a trabajar los domingos y festivos. Estarán en situación de reserva hasta que una Unidad de Pastoral pueda tener una necesidad. La falta de vocaciones y la elevada edad de muchos de los sacerdotes de la diócesis de Huesca ha obligado a idear nuevas formas de llevar el Evangelio a los fieles.

Esto no es algo nuevo. En la Zona Pastoral de Ayerbe y en la de Lanaja ya se funciona así. En ambos casos son religiosas quienes llevan adelante la celebración. La escasa presencia de sacerdotes hace que éstos, por semanas, se vayan turnando. Una semana celebran la misa en un pueblo, y a la semana siguiente, las religiosas presiden la celebración. De este modo, no solamente cuentan con la presencia de los sacerdotes las localidades más grandes, sino que se van repartiendo por todas las que conforman la zona pastoral.

Comentarios