Finaliza con normalidad la expedición cívico militar en la Antártida

La expedición cívico militar que ha permanecido desde el 1 de diciembre en la Antártida ha cerrado este lunes la base Gabriel de Castilla, iniciando el regreso de las 30 personas participantes a lo largo de la semana. Esta expedición, dirigida por el jacetano José Manuel Vivas, se ha desarrollado con normalidad, consiguiendo realizar diferentes proyectos de investigación. Ahora comienza el invierno en el continente antártico, una época que dura 6 meses y en la que la noche algunas jornadas llega a durar prácticamente 24 horas.

La misión de esta expedición ha sido la de contribuir a la presencia española y desarrollar proyectos de investigación en el continente antártico, en la base Gabriel de Castilla, además de encargarse de habitabilidad de la zona y la logística, colaborando con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que ha realizado tres estudios, uno sobre geología, de la Universidad de Cadiz, y otros dos sobre biología y vulcanología, de la Universidad de Granada.

Vicente López Brea, jefe de comunicación de la expedición, ha indicado que ?es muy importante la labor que realiza España en lugares tan lejanos como la Antártida? y que experiencias como esta en la que han participado personas de diversas procedencias ?conllevan una convivencia muy enriquecedora?.

López Brea ha explicado también que ahora comienza el invierno en el continente antártico, una época que dura seis meses y en la que predomina la noche y desaparece toda la fauna, quedando únicamente el pingüino emperador.

La nota emotiva de la expedición la han protagonizado los más pequeños, la clase ?Las piñas? del colegio San Juan de la Peña de Jaca, que cuenta con una colonia de pingüinos con su mismo nombre en la Antártida, compuesta por 22.000 parejas de pingüinos. También la música de la Ronda Os Chotos d´Embún ha llegado a la Antártida, ya que el comandante Vivas se llevó el CD de este grupo jacetano hasta ese lejano continente.

Comentarios