La Asociación Española de la Carretera ultima la confección de un mapa medioambiental

La iniciativa ha sido liderada por la Fundación Biodiversidad y la Asociación Española de la Carretera (AEC), que, bajo las siglas MIMAR (Mapa de Interpretación Medio-Ambiental a través de la Red de carreteras) ofrecerá información detallada sobre las condiciones medioambientales que inciden en las infraestructuras viarias. Muchos de los datos se están recogiendo en la provincia de Huesca, donde se dan todas las preocupaciones medioambientales que se incluirán en este nuevo mapa.

En primer lugar, aportará información acerca de las zonas donde se registran más atropellos de animales. En este sentido, según datos de la Dirección General de Tráfico, casi el 40% de los animales atropellados son silvestres, una cifra especialmente dramática por cuanto que incluye numerosas especies en peligro de extinción. Y a ello habría que añadir el peligro que suponen para los conductores los animales que cruzan determinadas carreteras, en tanto que incrementan de manera exponencial el riesgo de que se produzcan accidentes de tráfico por atropello. Así, el Mapa servirá también para conocer todas las circunstancias que rodean los accidentes de tráfico causados por animales. En este capítulo se incluirá información sobre el número de accidentes registrados, el número de víctimas causadas y su nivel de gravedad, así como el tipo de animal implicado.

En segundo lugar, el Mapa de Carreteras MIMAR será un mapa de la biodiversidad española. Y es que, habida cuenta de la riqueza natural de nuestro país, con unos 500 espacios naturales protegidos que ocupan el 6% de la superficie total española, la Asociación Española de la Carretera y la Fundación Biodiversidad han querido contemplar en su estudio una visión global y exhaustiva de esta tupida malla de parques naturales. Así, en este nuevo mapa será posible consultar información variada de todos los espacios naturales protegidos por los que discurren carreteras; información que irá desde la descripción de la fauna y la vegetación, pasando por el número de carreteras que discurren por ellos, hasta el grado de interés paisajístico y medioambiental de cada uno de los espacios analizados.

Por último, el Proyecto MIMAR abordará los incendios, una de las principales lacras que asolan nuestros campos, especialmente en verano, como se desprende de las cifras de 2001, año en el que se registraron 3.009 incendios que se saldaron con la destrucción de más de 64.000 hectáreas. En este sentido, será muy útil el capítulo dedicado a los índices de peligrosidad de las superficies verdes de nuestro país por las que discurren carreteras de la Red del Estado.

Las preocupaciones medioambientales poseen una importancia cada vez más destacada en los diferentes ámbitos de la sociedad. Como era previsible, este proceso de cambio ha terminado por llegar al mundo de las carreteras, algo que queda patente en el grado de respeto medioambiental que exhiben algunas de las últimas realizaciones viarias que discurren por áreas de especial valor ecológico.

Comentarios