Ibercaja cerró el ejercicio de 2002 con un crecimiento del 2%

El resultado consolidado el pasado año fue de 151,9 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 2% sobre el año anterior. El director general de Ibercaja, Amado Franco, ha asegurado que el pasado año ha sido una reválida para todas las entidades financieras, ya que se ha puesto a prueba la solidez de sus respectivos negocios. Por lo que respecta a Ibercaja, se ha obtenido una buena calificación.

Este resultado de la Caja está por encima de la media del sector, tanto en bancos como en cajas de ahorro, cuyos resultados globales han tenido incluso crecimientos negativos, especialmente en la mayoría de las grandes instituciones financieras.

El pasado año estuvo plagado de incertidumbre y adversidad en el sector financiero, lo que ha provocado una pérdida de confianza de los ahorradores. El grupo Ibercaja ha podido hacer frente a un entorno tan difícil como el del pasado año gracias a la apuesta estratégica por los objetivos a largo plazo, por encima de los avatares coyunturales del corto plazo. Durante ese ejercicio, Ibercaja ha ganado cuota de mercado, tanto en inversión crediticia, caracterizada además por su calidad de riesgo y diversificación, como en recursos gestionados de clientes.

El éxito ha pasado por la expansión de su red comercial, defensa de los márgenes con una política de precios en función de la variación de los tipos de interés, la racionalización de los costes de transformación, programas de modernización tecnológica y puesta en marcha de nuevos modelos de gestión en los mercados financieros que permitan equilibrar la volatilidad de los ciclos bursátiles.

Entre las cifras más significativas dentro del balance, cabe destacar que las inversiones crediticias del grupo Ibercaja, durante 2002 han alcanzado los 12.410 millones de euros, con un incremento del 18,19%, superando la media del sistema de bancos y cajas. Hay que subrayar el fuerte crecimiento que ha experimentado la financiación de la vivienda, a pesar de las previsiones de ralentización.

En relación con el saldo de acreedores, éste ha alcanzado la cifra de 13,917 millones de euros, con un crecimiento del 12,46%. La cifra de desintermediación, materializada principalmente en fondos de inversión, pensiones, seguros y demás productos de previsión, ha crecido un 7,81% con un saldo de 6.360 millones de euros. En suma, el volumen total de negocio en términos consolidados ha alcanzado los 20.277 millones de euros, lo que ha representado un incremento del 10,96 % debido, sobre todo, al empuje de las imposiciones a plazo, fondos de pensiones y productos de ahorro.

La cuenta de resultados del grupo Ibercaja, correspondiente a 2002 refleja que los avances logrados tienen relación, sobre todo, con el negocio recurrente, es decir, los márgenes obtenidos han sido una fiel fotografía de la actividad minorista.

Comentarios