Cambia el mapa de accidentes en la ciudad de Huesca

Según los datos provisionales de la memoria de la Policía Local, la accidentalidad en la capital oscense ha descendido, así como los heridos. Los motivos principales han sido las mejoras que se han realizado en algunas zonas que estaban consideradas como puntos negros, con la construcción de rotondas, colocación de bandas rugosas o las nuevas regulaciones semafóricas.

Calles como Martínez de Velasco, a la altura del Hospital San Jorge, o la Ronda de la Industria, donde se han construido dos nuevas rotondas, han dejado de ser cruces conflictivos. La avenida Ramón y Cajal, con 11 accidentes, sigue siendo la calle más peligrosa de Huesca a la altura del puente sobre el río Isuela. Otra zona donde se producen accidentes con facilidad es en el Coso Bajo-Plaza de Santo Domingo donde el año pasado se produjeron 7 siniestros.

Se ha constatado por parte de la Policía Local que el exceso de velocidad, imprudencias y colisiones por despistes son causas principales de los accidentes en el tráfico diario en Huesca. Un dato preocupante que dejan las estadísticas de 2002 es que el 30% de los controles de alcoholemia que se practican en la ciudad dan positivo, siendo un porcentaje excesivamente alto.

Son algunos de los datos provisionales de una memoria que se está realizando durante estos días y donde quedarán reflejadas todas las estadísticas del tráfico en Huesca con las incidencias recogidas a lo largo del año 2002.

En los 688 accidentes que se produjeron el pasado año en las carreteras de la provincia de Huesca, el 45% fueron por salida de la vía y el 40% por colisiones, lo que indica que en el 85% de los casos es el factor humano y la imprudencia la causa principal de los siniestros. Otro dato significativo es que el 6% de los accidentes fueron atropellos. En el resto se puede incluir los que se producen por el estado de las carreteras o problemas mecánicos. Son datos que se recogen en la estadística de la accidentalidad de la Jefatura Provincial de Tráfico del año 2002.

Otros datos importantes son que en el 44% de las colisiones se producen víctimas mortales, así como en el 36% de los accidentes que se originan por salida de la vía. Son muchas las causas que influyen en un accidente, pero está claro que el factor humano está a la cabeza por exceso de velocidad y desconocimiento de la zona por la que se transita.

El sueño reduce la capacidad de concentración y de medir distancias, especialmente en adelantamientos. Los reflejos disminuyen y se incrementa el tiempo de reacción ante un imprevisto. Los síntomas de la fatiga son claros: los ojos se cierran inevitablemente e, incluso, se llega a dar cabezadas. Se tiene dificultad para medir distancias y calcular velocidades, hay una sensación de excesiva relajación y las distracciones llegan con facilidad. En caso de experimentar todos estos síntomas, lo mejor es parar en un lugar habilitado para ello y descansar.

Para prevenir el sueño durante la conducción y asegurarse un trayecto totalmente seguro, se debe descansar bien en las horas previas al inicio del viaje, sobre todo si va a ser largo. No se debe conducir tras la ingesta de comidas copiosas o bebidas alcohólicas. Es conveniente mantener el coche ventilado y con una temperatura moderada. Lo ideal es realizar una parada cada dos horas. Mantener la misma velocidad o llevar música excesivamente relajante fomenta la aparición del sueño.

Comentarios