8,5 millones de euros anuales cuesta el mantenimiento de la ciudad

Cada día el consistorio tiene que pagar 13.855 euros en concepto de intereses y amortización por los préstamos pendientes, o 2.867 euros por consumo eléctrico. El Parque de Bomberos cuesta a las arcas municipales 700.000 euros anuales, a pesar de que dan servicio a toda la provincia. Eso por no hablar de los 240.000 euros de carburantes, los 210.000 de teléfono, o el millón de euros que cada año el Ayuntamiento tiene que desembolsar para asumir la limpieza de sus edificios.

El Consistorio intenta recortar gastos, pero es difícil, explica el Presidente de la Comisión de Hacienda. Así se ha recortado en iluminación en las calles, uno de los capítulos importantes del presupuesto con 690.000 euros anuales, y en la telefonía móvil, en dónde se ha logrado bajar el gasto a la mitad, por lo que no se descarta llevar a cabo medidas similares en otros capítulos.

Capítulo aparte merecen las partidas de mantenimientos de edificios como la Piscina del Parque o el Palacio Municipal de los Deportes. Así en el caso de la piscina hablamos de un gasto anual entorno a los 271.000 euros, prácticamente lo mismo que el Palacio Municipal de los Deportes.

En los próximos meses se pondrá en marcha la nueva Piscina Cubierta cuyo mantenimiento costará casi el doble que la actual, según las previsiones que maneja el Presidente de la Comisión de Hacienda.

Otro gasto importante de mantenimiento será la puesta en funcionamiento del multiusos. Lo importante en estas grandes infraestructuras no es financiar su construcción, ha señalado Malo, sino asegurar su posterior gestión y que esta no suponga un cargo insostenible para la administración local.

Domingo Malo ha dicho que hay que abrir un debate claro sobre este aspecto y se debe concienciar a la ciudadanía de que si se quiere contar con nuevos servicios y estos tienen que ser de calidad habrá que aumentar el capítulo de ingresos, los cuales dependen de las tasas que se cobran por servicio, de los impuestos directos y de los ingresos por la financiación de los Ayuntamientos. Por tanto, en el futuro será necesario subir las tasas, aumentar los impuestos y exigir que el estado financie mejor a las administraciones locales si se quiere tener una ciudad con más servicios.

Comentarios