Las estaciones de esquí piden prudencia en las pistas

La Junta Directiva de la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña (ATUDEM), que agrupa a las 28 Estaciones de Esquí Alpino españolas consideran que este deporte es seguro y que practicado correctamente no debe generar ningún problema. Los directores de los centros invernales siguen insistiendo, año tras año, que hay que respetar las normas de comportamientos esquiar con prudencia, no olvidar que no se esta solo y adaptar la velocidad a cada nivel. Los fines de semana , puentes y vacaciones de navidad y Semana Santa han convertido a las estaciones en punto de encuentro con la naturaleza donde miles de personas intentar descubrir nuevas sensaciones.

Cada año aumentan los accidentes en las estaciones y su entorno. El año pasado, con motivo de la muerte de varios esquiadores en España en un espacio de tiempo muy reducido, ATUDEM se reunió para editar un comunicado, que sigue vigente, en el que se explica que este deporte practicado de forma ortodoxa no implica riesgo. En Aragón los principales accidentes se producen fuera de pistas. Esta temporada se han producido varios accidentes graves y el día 15 fallecido un Snowboard fuera de pistas en Candanchu

Los centros médicos de las estaciones de esquí del pirineo aragonés atienden cada temporada una media de 7.500 personas. Cada 200 esquiadores se produce una lesión. Aragón en la última temporada registro una afluencia de 1350.000 personas.

Los accidentes mas frecuentes son lesiones de rodilla, esguinces, rotura de ligamentos , menisco, golpes y traumatismos .El número de accidentes graves con relación al número de esquiadores es bajo y la estadística indica que suelen ocurrir fuera de pistas. El aumento más preocupante es el de las lesiones craneoencefálicas y las medulares

El esquí alpino, practicado de forma ortodoxa, es un deporte que, por su baja accidentalidad, no está catalogado como deporte de riego, dado que el índice de accidentes mortales en los últimos 10 años en España es de 0,86 por millón, ratio que está en la media mundial de este deporte.

Que es preciso que los esquiadores respeten las normas de cada Estación y, en particular que sepan que la salida fuera de pistas entraña los riesgos propios de la alta montaña natural, sobre los que ninguna Estación puede asumir ninguna responsabilidad.

Que ATUDEM, ante la ausencia de normativas que regulen la seguridad activa y pasiva, se ha dotado voluntariamente de un Reglamento de Estaciones que obliga a sus 28 Estaciones de Esquí asociadas a trabajar bajo normas de señalización, protecciones de seguridad y remontes, que están en la vanguardia de Europa, por lo que no cabe sino concluir que la seguridad media de las instalaciones españolas es, cuanto menos, tan elevada como en las Estaciones europeas más seguras.

Que incidentes tan desafortunados e infrecuentes como los de los últimos días, no pueden ensombrecer la realidad de un sector moderno y eficaz como el del Esquí, que proporciona más de 5 millones de jornadas de esquí al año en nuestro país, en condiciones magníficas para el disfrute y el divertimiento de nuestros usuarios, con plenas garantías de esquiabilidad y seguridad, con el sólo acatamiento de las más elementales normas de educación y prudencia y de adecuación del nivel de esquí a las propias capacidades personales de cada usuario.

DATOS DEL PIRINEO DE HUESCA

La principal patología son los problemas en la rodilla. Afortunadamente el porcentaje de accidentes graves es mínimo. En lo que llevamos de temporada ha aumentado en un 20% la media de atenciones en los consultorios de los centros invernales.

Las estaciones de esquí tienen una clínica o botiquín que realizan las primeras atenciones a los pacientes. En caso de gravedad son derivados a otros centros.

Cada estación atiende a una media de 1.500 personas por temporada en sus clínicas o botiquines, de las cuales el 25% se consideran graves, ya que es necesario el uso de la camilla para trasladar a los heridos. La pasada temporada la estación de Panticosa fue la que menos accidentes tuvo, con 652. Por el contrario la estación de Astún superaba la pasada temporada las 2.200 atenciones en su clínica.

En datos concretos la estación de Candanchú atendió el pasado año a un promedio de 10, 52 personas por día. Esta cifra este año se ha incrementado hasta una media de 12 personas por día. En lo que llevamos de temporada se han atendido a 951 personas.

En la estación de Formigal el número de personas atendidas oscila por temporada entre 1.200 y 1.600, dependiendo del número de esquiadores. La pasada temporada tuvo un porcentaje de accidentes graves, en los que son necesarios el uso de camilla, de 0,55 por 1.000 por esquiadores.

El Hospital de Jaca en temporada invernal a través del servicio de urgencias atiende a 250 pacientes que han sido derivados de las estaciones de Astún, Candanchú, Formigal y Panticosa, que corresponden a 45 al mes. Estas atenciones se centran fundamentalmente en los fines de semana y en los meses de invierno y equivalen al 6% de las urgencias globales que se realizan en la época de invierno.

El pasado año entró en funcionamiento el servio de Telemedicina, donde a través del sistema de videoconferencia se atendían a pacientes que llegaban al consultorio de la estación de Candanchú. En el verano este servicio se trasladó a los centros de salud de la zona y allí continúan. Esta temporada este servicio de Telemedicina no funciona con las estaciones de esquí del Valle del Aragón.

En cuanto a los accidentes que se producen en las estaciones, la patología más común son las lesiones de rodilla, como esguinces, rotura de ligamentos o menisco, como nos confirmaba el traumatólogo José Manuel Pomar, que es el responsable de las clínicas de las estaciones de esquí de Panticosa y Astún.

Comentarios