Asociaciones ecologistas consideran desproporcionada la acción contra las cigüeñas.

2003022118 ciguenias.JPG

Ecologistas en Acción y la Sociedad Española de Ornitología han manifestado su rechazo ante las acciones que se han desarrollado en la catedral de Huesca, con la eliminación de todos los nidos de cigüeña que allí había. Creen que, sin llegar a estos extremos, se podría haber actuado antes, eliminando algunos nidos y manteniendo otros, a la vez que se reducía de forma periódica el material aportado por las aves.

En su opinión, se ha actuado de manera desproporcionada. Debería haberse respetado tanto el nido de la calle Palacio como los de la torre principal, donde se colocaron sendas plataformas para facilitar la crianza de la especie y como alternativa a otras ubicaciones más problemáticas. Para estos dos colectivos, no sólo las cigüeñas son las culpables del deterioro de la catedral. En ello influyen otros factores como la falta de inversión en mantenimiento por parte de las instituciones.

Además, recuerdan que se ha actuado tarde en el desalojo de los nidos. El periodo razonable era hasta finales de diciembre, y se ha esperado al límite del periodo de prórroga. Aunque las aves no habían puesto todavía huevos, sí había empezado la época de reproducción, con sus cortejos y acarreo de ramas a los nidos. Como se ha actuado sin aportar alternativas, las cigüeñas buscarán otros lugares aún menos adecuados en la misma catedral o en el entorno próximo.

Así pues, exigen que se recoloquen las plataformas en la torre principal y se adopten las medidas necesarias, ya sean refuerzos o restauración, para que el pináculo de la calle Palacio pueda ser ocupado de nuevo por las cigüeñas. Cuando en pueblos y ciudades se realizan actuaciones para el mantenimiento de estas aves, catalogadas como especie protegida y de interés especial, en Huesca se busca todo lo contrario, su desaparición.

Comentarios