La DGA pone en marcha un plan de reparaciones tras la riada del Ebro

El consejero de Agricultura del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, ha anunciado durante la reunión mantenida con los sindicatos agrarios (UAGA, Asaja, Araga y UPA) que pondrá en marcha todos los medios a su alcance para reparar ?con urgencia? acequias, canalizaciones de agua y caminos rurales para comenzar con relativa normalidad la campaña de riego a primeros de abril.

Arguilé confirmó que unas 25.000 hectáreas (desde Novillas a Fayón) se han visto anegadas por la crecida del río Ebro experimentada en los últimos días. Estas hectáreas suponen, aproximadamente, el 5% del total del regadío aragonés. Medio centenar de explotaciones ganaderas ha tenido también que ser evacuado durante estos días como consecuencia de las inundaciones.

Según las primeras estimaciones realizadas por los técnicos del Departamento de Agricultura, entre el 40 y el 50% de las hectáreas inundadas son de cultivo de alfalfa, entre el 20 y el 30% son tierras en barbecho preparadas para maíz y el resto cereales de invierno y hortalizas.

No obstante, el consejero puntualizó que ?ahora lo más importante es trabajar todos juntos para recuperar infraestructuras de riego y caminos rurales para que la campaña de riego pueda arrancar con relativa normalidad?.

Gonzalo Arguilé, que durante estos días ha visitado Novillas, Gallur, Pradilla de Ebro, Boquiñeni, Remolinos, Cabañas de Ebro, Alcalá de Ebro, El Burgo de Ebro, Nuez de Ebro, Quinto de Ebro, Pina de Ebro y el barrio rural de Movera o la finca agrícola del galacho de La Alfranca en Pastriz, indicó que ?a fecha de hoy es todavía pronto para realizar una valoración económica de los daños porque no se puede entrar en numerosas fincas agrícolas y ganaderas?.

El Departamento de Agricultura mantendrá en breve una reunión con los representantes del Ministerio de Agricultura y la Diputación de Zaragoza (DPZ), así como los responsables de las empresas públicas SIRASA y TRAGSA para afrontar de forma conjunta la reparación de estos caminos agrícolas e infraestructuras de riego y repartir tareas.

Asimismo, se remitirá a los 37 ayuntamientos que han sufrido la crecida del río y a los barrios rurales de la capital aragonesa un impreso de declaración de daños para que todos los agricultores y ganaderos informen de las afecciones en sus explotaciones. El Ejecutivo autónomo tendrá en cuenta también las afecciones en almacenes agrícolas, invernaderos y cooperativas agrícolas.

Comentarios