Unas 30 personas se apuntan al cursillo de la diócesis para dar misa.

La falta de vocaciones se traduce en una falta de sacerdotes en las distintas diócesis y parroquias. Para paliar esta situación, el Obispado de Huesca pensó en la posibilidad de preparar a una serie de personas, religiosos y seglares, dispuestas a presidir las celebraciones de los domingos, allí donde no haya un cura. Se encargarían de leer el Evangelio y administrar la comunión.

A partir de la próxima semana se empezará a desarrollar el cursillo que, con una duración de diez sesiones, preparará a quienes se han inscrito, unas 30 personas. Estas ?clases? tendrán lugar hasta finales de abril. En estos días se celebrará una reunión en la que se decidirá el contenido y se estudiará cómo se introduce esta figura en la diócesis.

Esto no quiere decir que los sustitutos de los sacerdotes empiecen ya a trabajar los domingos y festivos. Estarán en situación de reserva hasta que una Unidad de Pastoral pueda tener una necesidad.

Esto no es algo nuevo. En la Zona Pastoral de Ayerbe y en la de Lanaja ya se funciona así. En ambos casos son religiosas quienes llevan adelante la celebración. La escasa presencia de sacerdotes hace que éstos, por semanas, se vayan turnando. Una semana celebran la misa en un pueblo, y a la semana siguiente, las religiosas presiden la celebración. De este modo, no solamente cuentan con la presencia de los sacerdotes las localidades más grandes, sino que se van repartiendo por todas las que conforman la zona pastoral.

Por regla general, la mayoría de la treintena de personas que se ha inscrito para este cursillo, habían seguido ya cursos dentro de la diócesis sobre estudio de la Biblia o el Apostolado de la Oración. Desde el propio Obispado se apunta que esta iniciativa no puede llevar adelante de cualquier manera, ni se puede confiar ese ministerio a cualquier persona. Además aseguran que hace falta una preparación y un material común a toda la diócesis que proporcione a la acción una línea de coordinación y uniformidad.

Comentarios