Aprovechar la guerra

Zésar Biec Arbués

Presidente Ligallo Redolada Plana de Uesca

Una nueva guerra se avecina, injusta e interesada como todas. Una guerra propia de tiempos coloniales en la que se codicia el ansiado petróleo que pone en funcionamiento los motores de occidente.

Ante esta situación CHA vuelve a pronunciarse rotundamente en contra de una intervención militar que va a provocar miles de víctimas inocentes, en contra de ese nuevo orden mundial en el que EEUU dicta las normas del juego, en contra del seguidismo del gobierno español ante la postura americana y en contra de las muestras de intolerancia y talante antidemocrático que están demostrando los dirigentes del PP ante las opiniones críticas a la guerra.

Desde el nacionalismo solidario que CHA representa nos planteamos como objetivo la búsqueda de un orden mundial basado en la no violencia, la solidaridad y la cooperación internacional, bajo el rechazo de las hegemonías mundiales. En este sentido, hemos participado activamente en las diferentes asambleas ciudadanas creadas en contra de un conflicto armado, como fue el caso de la guerra de Afganistán. En Huesca participamos en la Coordinadora ciudadana contra la guerra, que agrupa a una veintena de colectivos sociales de la ciudad. Por eso, y desde la legitimidad que nos da el trabajo constante en plataformas ciudadanas, nos molesta la apropiación que se está haciendo desde el PSOE de la movilización contra la guerra y más todavía cuando este partido, a pesar de estar invitado, nunca ha mostrado su interés en participar en las actividades de la Coordinadora.

Alguien puede pensar que cualquier muestra en contra de la guerra debe ser bien recibida, venga de donde venga. Sin embargo me parece una falta de respeto pasar por encima del trabajo serio de una coordinadora ciudadana y de una docena de personas que han decidido ponerse en huelga de hambre como protesta contra la guerra. Esta es la sensibilidad que demuestra el PSOE ante la participación ciudadana. Es evidente que a este partido le mueve más el interés electoral, que tras la crisis del Prestige ha encontrado un nuevo filón para acercarse en las encuestas al PP, que su firme convicción en contra de una guerra injusta.

Comentarios