Nace el pollo de quebrantahuesos "Esperanza"

Este martes, 11 de febrero, nació el pollo de quebrantahuesos, tras 43 días de incubación artificial. En los dos primeros días de vida el pollo ?Esperanza?, como lo han bautizado los técnicos, se encuentra estable y responde bien a la alimentación que se le está proporcionando. Este acontecimiento responde al desarrollo del Plan de Recuperación del Quebrantahuesos que desarrolla el Gobierno de Aragón, y en el que colabora la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos.

GERARDO BAGUENA (Pte. de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos)

El pasado mes de diciembre, técnicos del departamento de Medio Ambiente, acompañados de miembros del Seprona, Greim y de la Fundación rescataron dos huevos de quebrantahuesos de un nido en el entorno de la Hoya de Huesca que estaba en condiciones difíciles para su desarrollo. Tras el rescate, se trasladaron a la incubadora donde han permanecido 43 días hasta la eclosión de uno de ellos, mientras que el otro ha sido inviable, y se ha retirado de la incubadora cuatro días después del tiempo previsto para su eclosión.

El nacimiento de este pollo es el tercero de estas características que se produce desde la puesta en marcha de los Programas de Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón. Ya en 1995, fue el pollo Silvano y más tarde, en 1999, nació Ramiro de una situación similar, en la que la puesta natural presentaba una situación inviable.

Tras el nacimiento y unos días de adaptación está previsto que Esperanza sea trasladado a Viena (Austria) a la Fundación para Conservación del Quebrantahuesos, con la que el Gobierno de Aragón colabora, donde será criado durante unos tres meses por una madre nodriza, para volver posteriormente a Aragón, y ser integrado en el medio natural después de pasar un periodo de aclimatación al medio.

El Gobierno de Aragón desarrolla el programa de Conservación del Quebrantahuesos, que han dado unos resultados muy positivos, con una tendencia ascendente en el número de ejemplares. La población en el Pirineo aragonés alcanza las 56 parejas, de las 103 que existen en el conjunto de la Cordillera pirenaica.

Comentarios