Huesca muestra su repulsa ante los preparativos de guerra en Irak

Suenan tambores de guerra, y a la vez que crece la tensión internacional se oyen más fuerte en Huesca las voces de protesta ante la inminencia de un ataque de EE.UU a Irak. Partidos políticos, asociaciones ciudadanas y vecinales, personajes del mundo de la cultura, sindicatos, la Iglesia, la enseñanza...unidos en un grito: No a la Guerra. Se preparan, además, las acciones de cara a la manifestación del próximo sábado.

En el Ayuntamiento, en la Diputación Provincial, en los centros particulares de trabajo...muchos empleados oscenses muestran, amarrado con imperdible a su ropa, el cartel con el mensaje: No a la Guerra. En las calles, carteles y panfletos contra la acción bélica inundan las paredes, semáforos y farolas. Partidos políticos y asociaciones culturales, ciudadanas y vecinales hacen llegar sus manifiestos pacifistas. El PSOE habla de ?servilismo? de España ante EE.UU. Aznar, dicen, ?rinde vasallaje a los norteamericanos?, y critican las razones de ataque: ?aterra pensar que, en su delirio, el PP haya calificado la matanza como una acción sagrada, lo que nos retrotrae a los momentos más trágicos e inquisitoriales de la historia?.

Los populares se defienden de estas acusaciones argumentando que su postura es contraria a la guerra, pero favorable al mantenimiento del orden y la justicia internacional.

Críticas también de IU, PAR y CHA a la intervención, directa o indirecta, de España en la cada vez más probable guerra. En la enseñanza, un Foro contra la Guerra organiza paros de 10 minutos a la entrada de la escuela para pedir la paz mundial. Los sindicatos, de todos los sectores, manifiestan también su repulsa ante cualquier acción bélica contra Irak.

Las acciones sociales son las que más visibles están resultando. La Coordinadora Ciudadana Contra las Guerras protagoniza, desde hace ya una semana, una huelga de hambre, que durará hasta 40 días, organiza concentraciones en la Plaza de Navarra de la capital oscense, y prepara también la manifestación que el próximo sábado recorrerá las calles de Huesca, a la que se sumarán decenas de organizaciones, instituciones, además de los particulares. Desde la coordinadora se espera que la manifestación sea masiva, ya que, aseguran, la actitud de los oscenses está siendo muy favorable a manifestar públicamente su rechazo a la guerra.

Las asociaciones vecinales también quieren manifestar su malestar y su temor por la situación de tensión internacional, y por las amenazas de guerra de EE.UU contra Irak. La asociación ?Juan de Lanuza?, del barrio de Santo Domingo y San Martín, alega que ?no es justificada la fuerza en ningún país solamente con la idea de expoliar una riqueza: el petróleo?.

A todas estas voces se une además la de la Iglesia católica, que muestra una postura clara en este asunto: ?un ataque preventivo es contrario a la doctrina de la Iglesia y al derecho internacional. Los conflictos deben encontrar solución por la vía pacífica, del diálogo y de la diplomacia?.

Comentarios