La Compañía, Santo Domingo y San Miguel de Foces requieren intervención urgente según la diócesis

Estos tres templos son la prioridad de la diócesis en este momento, ha señalado el Delegado de Patrimonio, José María Nasarre. La Compañía y San Miguel de Foces no pueden esperar, ya que su deterioro es galopante, incluso planteando problemas de seguridad en el primer de los casos. Nasarre ha explicado que hay que mejorar la techumbre de la iglesia de la Compañía, cuya situación preocupa especialmente, ya que se teme que, en algún momento, haya un accidente. Recordemos que recientemente caían unos cascotes de la fachada del templo a la calzada del coso. La inversión en este tipo de monumentos, cuya categoría no llega a la calificación de Bien de Interés Cultural, debe correr a cargo de la Consejería de Obras Públicas y del Ayuntamiento al 50%, aunque la aportación del Consistorio debe hacerla en realidad la diócesis.

La otra intervención que no puede esperar en la Diócesis debe realizarse en la iglesia de San Miguel de Foces, en Ibieca. Se trata de un templo gótico cuyo interés está tanto en la fábrica como en las pinturas que adornan su interior. Es una de las grandes desconocidas de la comarca ha dicho, José María Nasarre, pero se trata de un Bien de Interés Cultural que está en franco deterioro.

En cuanto a la Iglesia de Santo Domingo, ha dicho el Delegado de Patrimonio que la ciudad debería hacer un esfuerzo y recuperar la fachada, ya que en las pinturas interiores ya se está trabajando, pues es uno de los primeros monumentos con los que se topa el visitante que llega a Huesca. Además su valor artístico está fuera de toda duda.

No obstante la recuperación del Salón del Tanto Monta, será la próxima intervención de Patrimonio en Huesca. El proyecto de restauración ya está redactado y consiste en mejorar la techumbre en su parte exterior y rehabilitar el artesonado de la sala, único en su estilo y uno de los mejores exponentes mudéjares de la provincia de Huesca.

La intervención correrá a cargo de la Dirección General de Patrimonio en el primero de los casos, mientras que el artesonado será rehabilitado por el Ministerio de Cultura.

Huesca capital cuenta con cinco Bienes de Interés Cultural: La Muralla, El Museo Provincial, Las Miguelas, San Pedro el Viejo y la Catedral. De los cinco, tres son propiedad de la diócesis y de esos tres, dos, San Pedro y la Catedral, ha dicho el Delegado de Patrimonio, necesitan de una restauración. En el caso de San Pedro se ha iniciado un proceso importante descubriendo los ábsides del templo, que habían sido ocultados por las edificaciones contiguas, pero queda pendiente adecentar el panteón real. En el caso de la Catedral, aunque pueda parecer el monumento mejor conservado de la ciudad, su trasera presenta no pocas deficiencias, ha señalado Nasarre.

Comentarios