Distrito Paz

Marta Arjol Martínez

Responsable de la Sª de Juventud de CC.OO. Aragón

Posiblemente mañana nos quede menos tiempo para decir lo que opinamos, además habrá que tener en cuenta el modo y lugar en que lo hacemos, no vaya a aparecer algún ?impedimento?, por ello aprovecharé este silencio?

...en los últimos años se está produciendo un debate interesante en torno al binomio libertad-seguridad, pero en el análisis cabría partir de una premisa: no seremos libres en la inseguridad, ni estaremos seguros sin libertad. A mi entender, su ?equilibrio? es imprescindible para ejercer el derecho a la vida en cualquier parte del mundo, Occidente u Oriente, Norte o Sur..., porque nos encontramos en un espacio global, dicen algunos ?mundo globalizado?, en el que muchos han puesto de manifiesto su opción por otro mundo posible.

Ahora, PRIMERO tenemos que defender la vida para luego cambiar el mundo, porque la doctrina que se opone a la guerra -el Pacifismo- se encuentra en desuso; porque una verdad a medias sólo es mentira en función de quien la pronuncia, incluso aunque a veces sea argumento para el conflicto armado.

El otro día leía: ?el arte de la guerra se basa en el engaño? y mi duda parte del momento en que debe de haber falsedad para convertirse en arte, antes de iniciarse (como motivo) o durante (en su desarrollo), puesto que la falta de información es un nivel importante de control, de ausencia de libertad y en consecuencia de seguridad.

Apoyemos colectivamente un espacio de paz, por nosotros, nuestros paisanos, los lejanos? TODOS. Denominemos a nuestro barrio y a todos los barrios ?Distrito Paz?, porque aquí apoyamos la paz. Y, con un efecto multiplicador, finalmente el Planeta entero se considerará un espacio de Paz, de tal manera que los defensores de la guerra pasen a ser una minoría sin posibilidad de ejercer de mayoría.

Como ejercicio de democracia, de participación y acción solidaria es necesario que se visualice en las calles de toda Europa ?GUERRA NO?, en diferentes idiomas, colores, símbolos, pero con el mismo objetivo, un fin común. Porque el no decir NO, supone que el SI no tenga réplica, y en estos momento no podemos ni debemos permitir que se produzca esa situación. Debemos aprovechar las posibilidades establecidas en los sistemas democráticos para la ciudadanía, y ser nosotros quienes hagamos oposición, ya no al discurso único, sino al discurso que solamente construye uno.

Como mujer, como joven, como persona defiendo: no a la guerra, no a la resolución armada de los conflictos, no a la mentira, no al uso interesado del poder, no a la vulneración de los derechos humanos; sí a la paz, al ejercicio de los derechos, sí a la libertad y la seguridad. Por estos y otros muchos motivos estaré con el resto de compañeros y compañeras de mi organización, en la manifestación del sábado, y estoy segura que también con muchos paisanos de diferentes edades, procedencias y religiones, diciendo: NO A LA GUERRA, DEFENDEMOS UN ESPACIO DE PAZ.

Comentarios