¡Que Huesca se entere!

Alberto Cebrián

Revolución en el campo-expansión del turismo. Binomio económico con el que se puede fotografiar la provincia de Huesca. Andan revueltas las aguas (y no lo digo por lo del trasvase y por lo del Pacto del Agua) en el sector primario altoaragonés, con muchas dudas respecto al futuro; lo digo por lo de la PAC. No obstante, el peso económico de la agricultura y de la ganadería es y será incuestionable en un territorio rural como éste.

El turismo vive un comienzo de siglo XXI muy ilusionante con la cantidad y la calidad de proyectos que han ido naciendo en los últimos años. El turismo interior es un valor en alza y esta provincia tiene mucho que decir en este capítulo. En FITUR se palpa el interés creciente, edición a edición, por este nuevo concepto de ocio.

Pero la ciudad de Huesca, al margen del desarrollo de sus potencialidades agrarias y turísticas, no puede obviar la oportunidad que tiene ante sí desde el punto de vista industrial. Muchos años se ha criticado el anquilosamiento de la capital oscense y, ahora que llegan inversiones públicas de importancia, sigue dormida.

Carlos Esco lo ha dicho bien claro: ?Huesca se tiene que enterar de que le llega la Alta Velocidad?. Es uno de los recursos con los que va a contar. Hace algunos días se inauguraba el Túnel de Somport, y sigue creciendo el Parque Tecnológico Walqa. Se anuncia ahora la llegada hasta esta ciudad de la Plataforma Logística de Zaragoza. Ante la actitud cateta del odio visceral hacia la capital aragonesa, la relación entre ambas ciudades en el corredor Huesca-Zaragoza ha de ser efectiva en la creación de tejido socio-económico.

Comentarios