Cartas al Director: Posición de Monzón sobre la autovía Lérida-Huesca

Nicolás Fortuño Colay, alcalde de Monzón

En respuesta a la convocatoria realizada por el presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, para mantener una reunión de alcaldes de aquellos municipios afectados por el proyecto de la Autovía Lérida-Huesca, desde esta Alcaldía de Monzón se quieren aclarar ciertos aspectos que por su relevante importancia se entiende debe conocer la opinión pública, al menos, la perteneciente al altoaragón.

Antonio Cosculluela alude en su escrito, que no se ha producido ningún avance significativo en la ejecución de dicha obra y que las condiciones de la actual N-240 son manifiestamente mejorables.

En efecto, desde que el B.O.E. publicó la aprobación provisional del estudio informativo de la Autovía hasta que el Ministerio de Medio Ambiente dio su visto bueno mediante la Declaración de Impacto Ambiental a la parte que afecta a esta ciudad, transcurrieron cerca de dos años, aunque en ese periodo el Ministerio de Fomento no permaneció inactivo ya que publicó en el B.O.E. nº 150 de 23 de junio el estudio informativo de la Huesca-Pamplona; en el nº 183 de 1 de agosto la licitación del contrato EI1E113 y el 6 de octubre de ese mismo año de 2001, en el B.O.E. nº 240 el Proyecto de construcción de la A-24 Autovía Lleida-Huesca, tramo Variante de Monzón.

Una vez publicada en el B.O.E. nº 13 de 15 de enero de 2002 la Resolución de 18 de diciembre de 2001 de la Secretaría General de Medio Ambiente con la declaración de impacto ambiental del tramo Lleida-Huesca, los anuncios y licitaciones publicadas en el B.O.E. han sido continuos y constantes, en concreto el B.O.E. nº 87 de 11 de abril de 2002 anunció la Redacción de estudio informativo del corredor entre la N-330 y la N-121 al norte del Valle del Ebro; en el nº 100 de 26 de abril el anuncio de adjudicación de la consultoría y asistencia técnica para el Proyecto de construcción de la Variante de Monzón; en el nº 153 de 27 de junio se publicó la aprobación definitiva del estudio informativo de la Autovía Lleida-Huesca en la que el Ministerio aceptaba algunas de las peticiones de este Ayuntamiento; en el B.O.E. nº 168 de 15 de julio, el anuncio de licitación de seguimiento, comprobación y elaboración de informes previos de supervisión del Proyecto de trazado y construcción de Autovías en la Huesca-Lleida; en el B.O.E. 171 de 18 de julio, la licitación del Proyecto de construcción del tramo Ponzano-Velillas de la Autovía A-24 Lleida-Huesca; en el 310 de 27 de diciembre la Resolución de la Secretaría General de Medio Ambiente con la declaración de impacto ambiental del tramo Huesca-Pamplona y, por último, el 28 de diciembre de 2002, B.O.E. nº 311, el Ministerio de Fomento anuncia la adjudicación de la consultoría previa del Proyecto de construcción de la Autovía Huesca-Lleida.

Si nos centramos en la carretera N-240 con su actual trazado y pasando por alto la reciente inauguración del paso elevado del cruce con la carretera de Tamarite a Zaidín, recordarle que el 27 de enero de 2001 el B.O.E. nº 24 anunció la subasta del Refuerzo de firme entre Lleida y Monzón, cuya adjudicación fue publicada en el B.O.E. nº 155 de 29 de julio, anunciándose la asistencia para el control y vigilancia de las obras en el B.O.E. nº 184 de 2 de agosto, obra que se encuentra prácticamente concluida, anunciándose asimismo la subasta de la Rehabilitación del firme entre Barbastro y Huesca en el B.O.E. 309 de 26 de diciembre y las del tramo Monzón-Barbastro en el B.O.E. nº 104 de 1 de mayo de 2002. La adjudicación de las primeras fue publicada en el B.O.E. nº 154 de 28 de junio y de las segundas en el B.O.E. nº 268 de 8 de noviembre de 2002. A estas obras de refuerzo en la actual N-240, y relativo a la seguridad, cabe añadir la obra de señalización variable e instalación de postes de S.O.S. que desde Huesca hasta

Barbastro se está efectuando en esa carretera así como la mejora de los accesos a las redes industriales de Monzón y Castejón del Puente, implícitas en la obras adjudicadas en el tramo Monzón-Barbastro.

Por todo lo anterior, hablar de falta de avance en la tramitación de la autovía o de las condiciones manifiestamente mejorables de la carretera por parte del Presidente de la Diputación Provincial, en papel con membrete y no en un acto político, solo se entiende si desde ese Gabinete de Presidencia no se ha leído o no se le ha dado traslado de los Boletines Oficiales del Estado a los que aludo, por lo que te remito copia de los mismos.

En cualquier caso, s¡ quiero manifestarte que comparto tu preocupación por la desidia de algunas administraciones competentes en carreteras, ya que ni en el B.O.A. ni en el B.O.P. hemos visto en los últimos tres años licitación alguna ni de estudio ni de proyecto ni de consultoría ni, desde luego, de obras de las carreteras que competen a la D.G.A. en nuestro entorno (Monzón-Fonz, Monzón-Almunia de San Juan, Monzón-Binaced, Variante de Binaced o de Pomar, etc.) por lo que, en un deseable mantenimiento de la relación entre instituciones y de una práctica política correcta, encontraría lógico se me convocase a una reunión en la que se hablase de la problemática de las carreteras en general, intentando no confundir la lícita acción política de oposición del partido al que pertenece el Sr. Presidente de la Diputación Provincial con su papel como Presidente de esa Institución.

Por lo expuesto, creo que entenderá razonadamente que no es intención de este Alcalde el acudir a la reunión convocada y le ruego, en aras al correcto funcionamiento y colaboración entre Administraciones, que intentes desvincular en lo posible, en un futuro, la praxis política de la gestión de las mismas.

Comentarios