Los Alcaldes de la 240 exigirán a Fomento mejoras en la carretera para rebajar la siniestralidad

La Diputación alarmada por la alta siniestralidad que se registra en la N-240, solicitará al Ministerio de Fomento que agilice los trámites para acometer la mejora de esta vía, habilitando terceros carriles para vehículos lentos y eliminando cruces y curvas peligrosas.

El Presidente de la Institución Provincial, Antonio Cosculluela, remitía recientemente una carta a los alcaldes afectados por el trazado de la futura autovía Pamplona-Huesca-Lérida (Jaca, Sabiñánigo, Huesca, Barbastro, Monzón, Binéfar, Almacellas y Lérida) con el fin de celebrar una cumbre en la que consensuar una postura al respecto, cumbre que tendrá lugar este miércoles en el Palacio de la Diputación de Huesca.

Todos los alcaldes han asegurado su presencia este miércoles en el encuentro excepto el de Monzón, Nicolás Fortuño, quién ha tachado la reunión de cónclave político del que no puede salir nada positivo para la provincia.

Fortuño dice que el Ministerio de Fomento ya está mejorando esta vía con las última actuaciones y la licitación que el Ministro, Francisco Alvarez Cascos, ha anunciado de la variante de Monzón, la cual se hará efectiva en este año, dando así por iniciado el primer tramo de la autovía Huesca-Lérida. Mientras tanto Fortuño reconoce que es deseable una mejora de la 240, aunque duda de la oportunidad de la reunión convocada por el Presidente de la DPH.

LOS ACCIDENTE DE LA 240

Las estadísticas oficiales de la Jefatura Provincial de Tráfico, sobre la accidentalidad del pasado año en las carreteras de la provincia de Huesca, sitúan a la N-240 como una vía muy peligrosa para los conductores por la densidad del tráfico y los accidentes. El año pasado se produjeron 118 siniestros en esta carretera donde 18 personas perdieron la vida y 185 resultaron heridas. Aún así, estos datos estadísticos reflejan un descenso respecto a 2001, donde se produjeron 125 accidentes con 19 muertos y 181 heridos.

PUNTOS NEGROS EN LAS CARRETERAS DE LA PROVINCIA

El pasado año hubo 12 puntos negros en la red viaria altoragonesa donde se produjeron más de 3 accidentes. Dos de ellos están ubicados en la red secundaria, en la carretera de Fraga, a la altura del cruce Venta de Ballerías, y en la carretera Huesca-Sangarrén-Almuniente.

En la red nacional, los puntos negros están en la N-123 (Huesca ? Benabarre), N-211 (Fraga ? Mequinenza) en el acceso a la autopista A-2. En la N-230 (Túnel de Bono). N-330 en el acceso al cementerio de Huesca y en Arguis. Por último, en la N-240 hay hasta cuatro puntos negros en los cruces dirección Benasque ? Graus y Pueyo ? Barbastro, en Angüés y en Estrecho Quinto, cerca ya de la capital oscense.

Comentarios