CREFCO denuncia la suspensión de RENFE del servicio de viajeros entre Canfranc y Jaca

Sin previo aviso, Renfe ha suspendido el servicio de viajeros entre Canfranc y Jaca, ya que sus trenes no pasan de esta estación desde hace dos días y, además, no ofrece servicios alternativos por carretera, según ha indicado la CREFCO.

Continúa el comunicado de la coordinadora señalando que ?aunque con limitación de velocidad, el tráfico de viajeros y mercancías se había reanudado en este tramo final de la línea Zaragoza-Canfranc, después de que el día 25 de enero se retirara de la vía el tren que había descarrilado días antes sobre el viaducto de Villanúa. Pero la nevada del pasado fin de semana volvió a crear dificultades en la circulación, puesto que la máquina quitanieves se averió. Y, ayer mismo, otra piedra desprendida de la ladera volvió a impactar con un tren regional que subía hacia Canfranc, aunque no le impidió concluir el viaje. A raiz de este último incidente, Regionales-Renfe ha suspendido la circulación de sus trenes (dos por sentido al día) en este tramo. Los trenes de mercancías, sin embargo, siguen circulando por el mismo?.

Lo más grave de esta situación- según la CREFCO- es que ?la compañía ferroviaria no ofrece a los viajeros la posibilidad de seguir viaje por carretera, como suele hacer cuando alguno de sus trenes no puede cubrir todo el itinerario?.

La Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) quiere ?hacer oir su más enérgica protesta por este hecho, que viene a sumarse a la preocupante cadena de incidentes que están deteriorando esta línea ferroviaria. Esta suspensión del servicio es más grave, si cabe, porque afecta a un tramo en el que los trenes de viajeros circulan gracias a la subvención del Gobierno de Aragón y existe un rentable tráfico de mercancías, gracias a las importaciones de maíz?.

La mayor parte de los incidentes que afectan al Canfranc- según la CREFCO- ?son producto de la falta de mantenimiento de la línea, ya que, además de la antigüedad de sus instalaciones, tiene las cunetas cegadas y cuando se producen desprendimientos, frecuentes en esta época del año, la tierra y piedras caídas invaden las vías, provocando averías en los trenes o, como en el caso reciente, su descarrilamiento. El deterioro no afecta solo a la parte más montañosa de la línea, ya que recientemente se ha tenido que limitar la velocidad de los trenes entre Huesca y Plasencia del Monte, que es una zona prácticamente llana, a causa del mal estado de carriles y traviesas?.

A la espera de que se aborde la prevista renovación total de la vía, necesaria para reabrirla al tráfico internacional, Renfe debería realizar- según la coordinadora- ?unas actuaciones de emergencia que garanticen la circulación de los trenes en condiciones de seguridad y regularidad suficientes, y realizar tareas periódicas de mantenimiento, sin esperar a que circunstancias como las relatadas provoquen la suspensión de sus servicios?.

Comentarios