La crisis de Moulinex entra en la recta final

Esta misma semana podría quedar cerrada la crisis laboral de la factoría de Moulinex en Barbastro después de las gestiones realizadas en los últimos días por el director general de trabajo de la DGA, Fernando Gimeno. Ahora está en manos del comité decidir si aceptan la última oferta del grupo SEB: 37 días por año trabajado y 135 despidos, en lugar de los 150 anunciados en un primer momento. Este jueves se reúne el comité de empresa con el consejero de Economía, Eduardo Bandrés, y con el alcalde de Barbastro y presidente de la DPH, Antonio Cosculluela, para valorar la situación.

El comité de empresa de Moulinex se reúne este jueves, a las 9 de la mañana en Huesca, con el director general de trabajo, Fernando Gimeno, para ultimar los detalles del cierre de la negociación. Tras esta reunión, a las 11.30, se desplazan hasta Zaragoza donde tienen una cita fijada con Eduardo Bandrés y Antonio Cosculluela.

El comité de empresa someterá a referéndum la oferta este viernes y, en caso de que los trabajadores muestren su conformidad, se dará por cerrada la crisis. Si, por el contrario, una mayoría de operarios se muestra en contra de esta opción, será el director general de trabajo el encargado de emitir un dictamen.

En un principio la empresa ofrecía 35 días de indemnización por año trabajado pero finalmente se ha conseguido que aumente hasta 37, que era la última solicitud del comité. Respecto a los despidos, ochenta trabajadores han solicitado la baja voluntaria a los que habrá que añadir otros cincuenta y cinco hasta llegar a los 135 anunciados por la empresa.

Es probable, si finalmente se llega a un acuerdo, que se incorporen a la factoría de Barbastro nuevas líneas de producción para mitigar la actual crisis, e incluso la dirección de la empresa estaría dispuesta a abonar el 100% del salario a los trabajadores cuando se ponga en marcha el expediente de regulación de empleo.

Por tanto, a punto de finalizar una de las crisis más graves que ha atravesado la factoría barbastrense y que comenzó a principios de diciembre cuando el grupo SEB, propietaria de Moulinex en España, presentó un expediente de despido para ciento cincuenta trabajadores y un expediente de regulación de empleo durante 45 días.

El grupo francés SEB adquirió Moulinex en el año 2001 y presentó un expediente de regulación de empleo durante cuatro meses, de marzo a junio de 2002, que afectó a la plantilla en dos calendarios diferentes.

Un expediente de regulación temporal de empleo que se ponía en marcha a los pocos meses de la compra de la multinacional Moulinex por parte del grupo francés SEB, y que se presentaba como una medida necesaria en este año que el director industrial de Moulinex España, Salvador Biarnés, definía entonces como de ?transición? y en el que anunciaba se iba a proceder a reestructurar la red comercial intentando colocar todos los productos en los nichos actuales de mercado y abriendo, a su vez, nuevos mercados para sacar toda la producción y el stock existente.

Comentarios