Los padres de Robres seguirán sin llevar a sus hijos a clase mientras Educación no dé una solución.

Los escolares de Robres siguen sin ir a clase. Todos los padres a excepción de un matrimonio apoyan la medida adoptada por la APA quienes piden al Departamento Provincial de Educación que busquen una solución. Recordemos que desde el pasado jueves, los alumnos no acuden al colegio debido al peligro, según los padres, que entraña que se lleven a cabo trabajos ?pared con pared? en el futuro Museo de la Guerra Civil, edificio contiguo al centro educativo.

Los padres de los alumnos siguen insistiendo en que los alumnos sean trasladados a otro lugar más seguro o que las obras se lleven a cabo fuera de la jornada escolar. Señalan que los trabajos de construcción del Museo abarcan dos aulas del centro. A eso añaden el peligro que entraña para los propios alumnos que se lleven a cabo obras alrededor e incluso dentro del colegio. Los padres consideran que la coincidencia de estos trabajos con la presencia de los niños en clase no es segura para estos últimos: hay trasiego de camiones, se tiran tabiques, se martilla, se levantan suelos, hay exceso de ruido...

El APA exige un informe técnico por escrito del arquitecto que garantice esa seguridad. Se espera que dicho comunicado llegue en las próximas horas. Por su parte, la alcaldesa de Robres, una inspectora-técnico de Educación y el arquitecto de la obra han manifestado en los últimos días que no existe peligro alguno, por lo que la escuela permanece abierta.

Los padres se muestran descontentos e insisten que mientras no haya solución al problema, sus hijos no acudirán a clase. Piden que Educación tome cartas en el asunto y ?no ponga más inconvenientes al normal desarrollo educativo de sus hijos, cuya ausencia en el colegio está suponiendo todo un retraso en el programa confeccionado para el presente curso?, señala la Asociación de Padres de los Alumnos.

Comentarios