Nuevo acuerdo para potenciar los refugios de montaña en Aragón

2003012222 respomuso.jpg

La Diputación provincial de Huesca, el Gobierno de Aragón y la Federación Aragonesa de Montañismo renovarán su plan, que ya será el segundo, de refugios de montaña de Aragón. La nueva inversión, por parte de la DPH será de 90.000 euros anuales hasta el 2006 con el objetivo de mejorar los refugios existentes y construir nuevos en la provincia.

El refugio de la zona de Bachimaña será uno de los primeros en construir. En la zona del Alto Ara, al pie del pico Vignemale es otro de los puntos escogidos para instalar un refugio. Las faldas del Aneto, importante para las travesías del Maladet-Aneto, y para recorrer el Pirineo de oeste a este acogerá un tercero. Además se apuesta también por mejorar los refugios existentes como el de Góriz, y terminar La Renclusa, en el Pirineo Central, además del de Riglos.

Los refugios tienen una importancia vital para la provincia de Huesca, según ha explicado el presidente de la DPH, Antonio Cosculluela, ya que cuenta con una creciente actividad montañera, además de ser una forma de captar recursos económicos y turísticos para la provincia. Los refugios de la provincia de Huesca se han ido mejorando año tras año con este plan pero todavía hay trabajo que realizar.

Este convenio es una forma de que las instituciones provinciales y aragonesas, además de el consejo de deportes, contribuyan a mejorar la situación de los refugios de la provincia.

El área de desarrollo de la DPH contribuyó en el 2002 a la política de refugios de montaña aprobando 180.000 euros (unos 30 millones de pesetas). 120.000 para la escuela refugio de Alquézar, en la que se van a formar los guías en deportes de aventura, barrancos incluso senderismo, y 60.000 euros (10 millones de pesetas) para la rehabilitación del refugio de Lizara, en Aragüés del Puerto.

El primer plan Nacional de Refugios ha invertido en Aragón unos 1.200 millones de pesetas. En este segundo plan se habla de crear nuevos refugios, de mantener los que ya hay y de reformar otros.

Comentarios